spinning-salud

'Spinning': un deporte no apto para todos

El ‘ciclo indoor’ es una de las clases estrella de los gimnasios para perder peso y moldear piernas y glúteos –si no, echa un vistazo a los perfiles de Instagram de las mayores celebrities del planeta-. Sin embargo, no todo son ventajas. Y es que se trata de un deporte cardiovascular muy exigente no apto para todos los públicos.

by hola.com

¿El motivo? Es bastante evidente: se trata de una actividad física que nos ayuda a consumir entre 500 y 800 calorías en una sola sesión de 45 minutos; además de ser estupenda para tonificar piernas, brazos, glúteos, abdomen, mejorar la circulación…  En definitiva, un gran método si queremos perder peso en poco tiempo que, sin embargo, según los expertos requiere de un buen estado físico, no sufrir sobrepeso o un problema cardiaco, hipertensión… –por lo que se recomienda siempre realizarse un chequeo previo antes de comenzar a practicar esta actividad-. Tampoco es aconsejable durante el embarazo, aunque ello dependerá también del consejo médico.

“Si vamos a hacer spinning tenemos que estar en un nivel deportivo óptimo. Por norma general son clases de una intensidad muy alta y, si no estamos acostumbrados a hacer deporte, se puede convertir en un infierno”, explican los entrenadores de Infinit Fitness.

- Lee: Síclo, el nuevo 'spinning' que vas a querer probar

Consejos para hacer 'spinning'


- Además: Estos son los errores que cometes cuando practicas 'spinning'

Independientemente de ello, es aconsejable que cualquier persona que vaya a iniciarse en el spinning por primera vez siga una serie de precauciones:

  • Regular la bicicleta en función de la intensidad que necesitemos. Durante la clase de spinning, se realizarán ciertos ejercicios para trabajar glúteos, piernas, brazos… Estos exigen que, en un momento dado, se aplique una gran fuerza sobre el aparato, por lo tanto es importante que, además de que la bicicleta se encuentre en unas condiciones óptimas para su uso, regules la resistencia para no sobrepasar tus límites.
  • Antes de utilizar la bicicleta de spinning tenemos que calentar todos los músculos. Esto hará que el tiempo que se dedique al spinning sea productivo de principio a fin. Existe un calentamiento fuera de la bici (estiramientos de tren superior e inferior) y otro sobre ella que consiste en pedalear durante diez minutos, mientras vamos incrementado poco a poco la resistencia.
  • Cuida la postura sobre la bicicleta. "La posición ideal para trabajar los glúteos practicando spinning es pedalear de pie. Es aquí donde los glúteos aguantan la mayor parte del peso del cuerpo, sacan la carga de trabajo adelante y la dinámica de cada pedaleo los hará contraerse y estirarse, haciendo que se tonifiquen y se fortalezcan rápidamente", recalcan los expertos en fitness. Sin embargo, si no cuidamos la postura, podemos acabar haciéndonos daño o con dolor de espalda. Para ello, intenta mantener la espada recta y alineada, manteniendo el abdomen activo y fuerte. “Recuerda que el propósito del ejercicio es que, con cada pedaleo, se enfoque toda la fuerza en las nalgas, haciéndolas trabajar al máximo. Esto hace que sea importantísimo que el pedaleo sea constante y nuestra postura correcta, si empezamos a hacer movimientos bruscos porque la carga es demasiado alta podemos llegar a lesionarnos”.
  • No superar las 3-4 sesiones de 45 minutos a la semana. La duración mínima del ejercicio si queremos ver resultados en los glúteos es de 30 minutos, además del periodo de calentamiento y una vuelta a la calma paulatina para que el cuerpo baje pulsaciones. “Es posible que cuando notemos los resultados del ejercicio queramos forzar más, tener más tiempo sobre la bici y quemar más calorías. Aquí hay que ser cauto, tenemos que tener paciencia y dejar que sea el cuerpo quien tome esas decisiones. La regeneración del músculo, como resultado de un ejercicio adecuado y proporcionado, es lo que produce el crecimiento y la tonificación del área trabajada, esto lleva un tiempo y debemos respetarlo”.
  • Descansa un día entre clase y clase. Hay que subrayar que cualquier trabajo que se haga con la bicicleta de spinning, afecta a los músculos de las piernas. Así pues no deberemos sobrecargar esta zona; lo ideal después de una clase de spinning es dejar descansar a las piernas entre 24 y 36 horas. Puedes, por ejemplo, combinar con clases de yoga para descargar y estirar tu cuerpo.

Por último, no olvides hidratarte bien y beber agua durante la sesión.

Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar de un deporte muy beneficioso para la salud y, además, presumir de unas piernas más esbeltas y firmes si eres constante y sigues una dieta adecuada y saludable.

- Lee también: Entrenamientos que te harán quemar más calorías que una clase de 'indoor'