yoga

Rutina de ejercicios de fuerza para mejorar tu práctica de yoga

Completar tus sesiones de yoga con algunos ejercicios en los que trabajar con el peso de tu cuerpo pueden ayudarte a perfeccionar las asanas

by Gtresonline

El yoga es una de las disciplinas corporales más en alza. Es completa, permite trabajar diferentes capacidades como la fuerza o el equilibrio y, además, tiene un potente poder terapéutico. Exige concentración y control en la respiración, así como gran conciencia de cuerpo, lo que permite relajar el sistema nervioso y abrirte al contacto con las emociones. Por todos estos motivos cada día hay más personas sumándose a la fiebre del yoga, todo un universo por descubrir con decenas de modalidades.

Es una práctica perfecta para combinar con la rutina de fuerza que desarrolles en el gimnasio, al aire libre o en casa, pues tiene muchos puntos de encuentro que harán que mejores. Igualmente, si lo que haces habitualmente es yoga, un complemento de ejercicios de fuerza te pueden ayudar a perfeccionar tus asanas. ¿Por qué? Mejorando la capacidad muscular podrás sostener mejor las posturas de yoga. Y es que, frente a lo que muchos opinan, el yoga es una disciplina dura; más cuanto más avanzas. Estos son algunos ejercicios que te permitirán desafiar tus límites.

'Handstand push-ups' o flexiones de brazos partiendo de la posición del pino

Muchas de las asanas demandan una buena forma física del tren superior –como el cuervo, bakasana o la libélula, por ejemplo- imposibles de realizar sin no tenemos una gran capacidad muscular en los brazos, dado que todo el peso del cuerpo recae en ellos. Para conseguir ejecutarlas, es importante realizar ejercicios de fuerza con flexiones y uno de los más completos es el Handstand push-up. Se trata de hacer flexiones desde la postura de pino, apoyando los talones en una pared. Es un ejercicio que debes ir controlando poco a poco, primero dominar el pino y sentirte cómoda y después empezar a flexionar codos para trabajar con tu peso.

'Plank' o planchas

Si los brazos son importantes no lo es menos el core, que será el gran aliado en las asanas que requieran equilibrio. Para sostener la mayoría de las posturas tienes que tener el core bien activado y trabajarlo de manera complementaria te ayudará a mejorar y subir de nivel. En este sentido, el ejercicio más completo que puedes hacer es la plancha, tanto normal (apoyando antebrazos y puntas del pie) como cualquiera de sus versiones. Con ella conseguirás unos abdominales más fortalecidos, pero también tonificar la musculatura de la espalda, encargada de sostener la zona central del cuerpo.

Puente con elevación

Brazos, core, pero también isquiotibiales. Es un grupo de músculos que a veces queda olvidado en las rutinas de entrenamiento y que se encuentra en la zona posterior de las piernas. No solo participan en el movimiento de la rodilla, también en el de cadera, otra de las zonas más interesantes para los practicantes de yoga. Para ejercitarlos, proponemos el puente, que muchos asocian únicamente a los glúteos pero que tiene muchos beneficios para otras zonas, como es el caso. Desde una postura tumbada con las piernas flexionadas y los pies apoyados en el suelo, elevas la cadera y mantienes la posición. Entonces, estira una de las piernas y aguanta unos segundos antes de recogerla y volver a la posición inicial.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.