portada-running

Consejos para volver a practicar 'running' después de una lesión

Una vez recuperados de la dolencia, el regreso a la actividad deportiva debe realizarse de forma progresiva, haciendo hincapié en el trabajo de fuerza y propiocepción

by si Gtresonline

En los últimos años, el running se ha consagrado como el deporte estrella. Libera endorfinas, también conocidas como 'las hormonas de la felicidad', reduce los niveles de estrés, ayuda a desconectar de los problemas de la vida diaria, fortalece la musculatura y el corazón, aumenta la capacidad pulmonar, reduce los niveles de colesterol y, además, ayuda a prevenir enfermedades como la diabetes, obesidad o la hipertensión. Los beneficios tanto físicos como mentales que aporta esta disciplina son infinitos. Sin embargo, se trata de un deporte exigente, especialmente para las rodillas y las articulaciones, que requiere preparación.

En este sentido, los runners que hayan sufrido una lesión, deberán tomar medidas extra antes de volver a pisar el asfalto. Carlota González López, Directora de la clínica FiSant Galapagar (www.fisantgalapagar.es), nos da una serie de consejos para retomar los entrenamientos sin riesgos.

Leer: Si quieres perder peso, empieza a correr con este plan de entrenamiento

¿Cómo debemos organizar la reincorporación a la rutina deportiva?

Tras una lesión, lo más importante es centrarse en la recuperación. El reposo deportivo y las sesiones de fisioterapeuta forman el tándem perfecto para que podamos volver cuanto antes a calzarnos las zapatillas. Una vez recuperados de la dolencia, la vuelta a la actividad deportiva debe realizarse de forma progresiva. En este punto, es muy importante trabajar la fuerza para aumentar la resistencia de los músculos y la propiocepción, es decir, la consciencia de la propia postura corporal.

estiramientosVER GALERÍA

Un buen calentamiento y una serie de estiramientos son fundamentales antes de ponerse manos a la obra y prevenir posibles recaídas, algo que está a la orden del día. No debemos apresurarnos, especialmente los primeros días, en los que realizaremos un entrenamiento gradual combinando intervalos de tiempo en los que vayamos caminando a ritmo ligero y otros de carrera. Hay que tener paciencia y dejar a tu cuerpo un tiempo prudencial para recuperarse. Por supuesto, asegurarse de mantener una correcta hidratación, algo fundamental especialmente en los meses de verano.

En este regreso a la 'pista', el pulsómetro puede convertirse en nuestro gran aliado. Esta herramienta, que se encarga principalmente de monitorizar la frecuencia cardiaca, nos permite conocer el número máximo de pulsaciones que alcanzamos cuando nos ejercitamos sin poner en riesgo la salud, así como dosificar esfuerzos. La correcta elección del calzado es otro de los puntos en los que incide la especialista para evitar lesiones. Debemos elegir las zapatillas que mejor se adapten a nuestras necesidades, en función de nuestra pisada y del terreno en el que vayamos a entrenar. "Los primeros días debemos evitar el asfalto. Si queremos salir a correr, tenemos que hacerlo por terrenos más blandos para evitar impacto en las articulaciones", apunta Carlota González.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes?

  • Fascitis plantar: se trata de una inflamación de la fascia del pie, una banda de tejido elástico que va desde el calcáneo (el talón) hasta la zona metatarsal (debajo de los dedos)
  • Síndrome de la cintilla iliotibial: el conocido como el síndrome del corredor se produce cuando el tendón largo del músculo tensor de la fascia lata, que se encuentra en la parte superior y lateral del muslo, roza de manera repetida con la parte exterior de la articulación de la rodilla
  • Tendinitis rotuliana: lesión en el tendón que conecta la rótula con la tibia. Este tendón trabaja con los músculos de la parte frontal del muslo para extender la rodilla, permitiendo saltar y correr
  • Tendinitis de Aquiles: se produce por sobrecarga del tendón de Aquiles, la banda de tejido que conecta los músculos de las pantorrillas en la parte trasera de la parte inferior de la pierna con el hueso del talón. Suele darse con frecuencia en corredores que aumentan la intensidad o la duración de sus carreras de manera repentina

Leer: La importancia de los brazos cuando practicas 'running'