botox

Baby Botox: el tratamiento antiedad preventivo que consigue un resultado natural

Todo sobre la inyección en micro dosis de toxina botulínica que arrasa

por Mariana Chacón

Los expertos ya predecían hace unos años que el enfoque de los retoques estéticos se encaminaba hacia la búsqueda de la naturalidad. Alejados de los rostros artificiales o del objetivo de congelar el paso del tiempo con carácter indefinido, hoy en día los protocolos profesionales se centran en resaltar los atributos de cada fisionomía y prevenir la aparición de los primeros signos de envejecimiento desde las etapas más tempranas para así retrasar, que no anular, el envejecimiento. Para el primer caso surgen técnicas que trabajan para aumentar la autoestima de la paciente con tratamientos como el que corrige sonrisas gingivales o las infiltraciones de ácido hialurónico que restauran el volumen de los bautizados como "rostros esqueletizados". Como solución para el segundo surge el llamado Baby Botox, un procedimiento en el que se inyectan cantidades mínimas de toxina botulínica para suavizar las líneas de expresión o retrasar la formación de arrugas. Para responder a todas las dudas que te puedan surgir al respecto contamos con tres expertos de excepción que nos las resuelven para ti. 

baby-botox-tecnicasVER GALERÍA

-Cómo las redes han cambiado los gustos estéticos de las menores de 20 años

Qué es el Baby Botox

El Dr. Moisés Amselem, referencia mundial de medicina estética, nos cuenta que "se trata de inyectar la toxina botulínica a nivel facial en el tercio superior de la cara a dosis muy pequeñas, para conseguir no solo atenuar las arrugas de expresión, sino prevenir las mismas sin llegar a una parálisis total de estos músculos". La Dra. Moshgan Mahrami, directora de Moss Clinic, añade que las zonas estrella donde se inyecta la sustancia son aquellas en las que comienzan a surgir los signos de envejecimiento: "Se aplica de una manera muy precisa y rápida en la zona donde se prevé que se formen las arrugas o marcas de expresión, generalmente en el entrecejo, en el área donde aparecerán las molestas patas de gallo y la frente". Un trabajo de antelación que la experta recomienda a pacientes jóvenes, desde los 25 años en adelante. 

Acerca del porqué de la edad temprana a la que se realiza el Baby Botox, las cirujanas y médicos estéticos Virtudes Ruíz y María Vicente apuntan que "cada vez son más los jóvenes que acuden a nuestras consultas en busca de la prevención de “arrugas de expresión”, que ven en sus progenitores, y que saben que terminarán teniendo si no hacen nada, pero no quieren grandes dosis de toxina por miedo a quedar inexpresivos". En cualquier caso, la personalización es clave a la hora de adaptar el protocolo al género, tipo de piel, grado de envejecimiento o edad del paciente. 

El efecto del botox en pequeñas dosis

El Dr. Amselem destaca la expresión descansada y luminosa que deriva de la atenuación de las líneas de expresión "pero tratando de mantener el movimiento muscular y evitar lo que se denomina 'cara de velocidad'". Las especialistas de Virtud Estética nos explican que lo que se consigue es una relajación en la musculatura con el objetivo de suavizar las arrugas mientras sea posible porque "está comprobado que, con la edad, si esa musculatura sigue actuando con mucha fuerza acaba dejando un surco en relajación, y una cicatriz difícil de eliminar, por eso queremos prevenirla desde jóvenes y llegar a los 50 sin arrugas de expresión de forma natural". 

-Blefaroplastia: todos los detalles de la cirugía que está en auge por el uso de la mascarilla

Más o menos duradero que las inyecciones tradicionales

La directora de la clínica Moss nos avanza que resulta imposible generalizar pues "la duración del efecto depende de cada paciente, pero lo habitual es entre cuatro y seis meses, momento en el que suelen remitir los resultados y se aconseja repetir el tratamiento para potenciarlos, ya que la toxina actúa también a medio plazo 'educando' a los músculos para que se contraigan con menos fuerza y se suavicen las arrugas". 

En qué zonas está indicado y en cuáles no

El doctor Moisés Amselem lo acoseja especialmente en el tercio superior del rostro (frente, entrecejo y patas de gallo), sin embargo, "no está indicado en zonas donde se requiere una verdadera parálisis del músculo como por ejemplo en los músculos maseteros, para tratar el bruxismo" ya que en este caso se necesitan dosis más altas. Sin embargo, las doctoras Ruíz y Vicente sí que lo considerarían para relajar la zona de la mandíbula, además, "hoy en día también lo utilizamos en la sonrisa gingival para mejorar la expresión al sonreír y hacer una sonrisa más atractiva".

Las especialistas de Virtud Estética también nos revelan que "el entrecejo se lleva la palma, porque los resultados son muy naturales a la vez que espectaculares". En cualquier caso, la experiencia, la pericia y en conocimiento anatómico son claves para conseguir un resultado satisfactorio: "Podemos pinchar cualquier musculatura para mejorar un rostro sin agresividad, y podemos mejorar asimetrías faciales importantes o eliminar arrugas, mejorar el aspecto de una sonrisa, afinar una cara…". 

baby-botox-tecnicas-expertosVER GALERÍA

-La cosmética antiedad más potente tiene nombre de doctor

Uso en el tercio inferior del rostro

Aunque nuestros tres expertos coinciden en que son el entrecejo, la frente y las patas de gallo las zonas en las que más se utiliza la toxina botulínica, las cirujanas Virtudes Ruíz y María Vicente apuntan que, además de sus usos para mejorar los casos de bruxismo, en el tercio inferior del rostro tiene un gran efecto rejuvenecedor: "En el mentón para quitar ese aspecto almendrado que afea y endurece mucho nuestro aspecto y nuestra piel, o bien podemos inyectarlo en la inserción del músculo platisma en la mandíbula para que, sus antagonistas, los músculos elevadores de la cara, estén más activos y hagamos efecto gimnasia elevadora, lo que va a ayudar a mejorar el descolgamiento y la flacidez". Hasta sería posible el elevar las comisuras faciales, aunque las especialistas tienen una advertencia: "Esto es arriesgado sin un control exhaustivo y conocimiento de la anatomía por parte del médico inyector". 

¿Baby Botox o dosis tradicional?

La Dra. Mahrami lo tiene claro: "Es recomendable la toxina botulínica en dosis muy bajitas en áreas de la cara susceptibles de formación de arrugas de expresión. Es decir, vamos a seguir inyectando el bótox en los músculos como se hace siempre pero lo haremos en pacientes que aún no tienen marcadas dichas arrugas. Buscamos prevenir la aparición de esas arrugas más que eliminarlas".

Por otro lado, el reputado médico estético recomienda prudencia: "Es un concepto que se ha acuñado recientemente y el tiempo dirá si es una recomendación correcta en la línea preventiva o será mejor esperar a que afloren las primeras arrugas y entonces allí, actuar con contundencia con las dosis totales, tal y como se venía haciendo hasta ahora".