Isabel II, Príncipe Carlos, príncipe Guillermo y príncipe Andrés

Lo decidió después de arduas conversaciones

Isabel II despojó al príncipe Andrés de sus títulos militares tras una cumbre exprés con los príncipes Carlos y Guillermo

Los argumentos del duque de Cambridge fueron determinantes para que la soberana se diera cuenta de la gravedad del asunto y quitara las distinciones castrenses a su tercer hijo

por Beatriz Castrillo

Un día después de que Isabel II decidiera despojar a su hijo, el príncipe Andrés, de sus títulos militares, de su dignidad de Alteza Real y de sus  patrocinios reales, tras hacerse públco que la justicia había rechazado archivar la denuncia contra el duque de York por supuestos abusos, la prensa británica ha desvelado cómo se fraguó esta drástica decisión y quiénes asesoraron a la soberana. Dada la gravedad del asunto, la Reina se reunió en el Castillo de Windsor, donde reside en la actualidad, en una cumbre exprés y de emergencia con el núcleo duro de la Familia Real, es decir el príncipe Carlos y su hijo, el príncipe Guillermo, el heredero y el segundo en la línea de sucesión al trono, respectivamente. Tras arduas conversaciones y discusiones dentro de la Casa Real finalmente las opiniones de Carlos de Inglaterra y su hijo mayor fueron las que prevalecieron y fueron determinantes para que el miércoles la Reina tomase su decisión. 

Príncipe Carlos, príncipe Guillermo y príncipe AndrésVER GALERÍA

Así las cosas y con la amenaza del juicio en el horizonte, se da ya por imposible que el duque de York regrese a la vida pública, de la que se retiró hace algo más de dos años tras conceder una entrevista en televisión en la que intentó, sin éxito, aclarar su relación con Jeffrey Epstein. Desde hace unos días eran muchas las voces, especialmente de las Fuerzas Armadas, que pedían que el príncipe Andrés renunciara a sus títulos militares ya que sus asuntos judiciales podrían dañar la reputación de los regimientos y antes de que fuera su madre la que se viese obligada a quitárselos, como así ha sucedido finalmente. El príncipe Andrés estuvo durante más de dos décadas al servicio de la Marina británica y fue calificado como ‘héroe de las Malvinas’ por su participación en el conflicto que enfrentó a su país con Argentina. 

- Así pretende pagar el príncipe Andrés los costes legales por el 'Caso Epstein'

- Nueva preocupación para la Casa Real británica: una víctima del 'caso Epstein' demanda al príncipe Andrés

Sin embargo, los lazos familiares no han sido suficientes para que los futuros reyes ingleses no les haya temblado el pulso a la hora de exigir a la monarca mano dura en el asunto para garantizar la supervivencia de la institución a toda costa en un año especialmente importante para la monarquía con la celebración del Jubileo de Platino (70 años en el trono) de la reina Isabel. Según informa The Mirror la intervención del príncipe Guillermo -que estaba en la misma línea que la de su padre- fue clave para que su abuela se diera cuenta de la gravedad de la situación y la delicada posición en la que queda el príncipe Andrés al seguir adelante la demanda que le ha interpuesto Virginia Giuffre, Roberts de soltera, por presunto abuso sexual cuando ella era menor de edad. Finalmente, y tras una hora de conversación en las dependencias privadas de la soberana en Windsor,  Isabel II retró las menciones militares al que está considerado como su hijo favorito en una de las decisiones más difíciles que ha tenido que tomar en sus casi siete décadas de reinado.  A partir de ahor tendrá que afrontar el juicio como un ciudadano de a pie y sin el paraguas de la Casa Real. El duque de York fue convocado este jueves a una reunión de 90 minutos con su madre en el Castillo de Windsor en la que estuvo acompañado por su abogado, Gary Bloxsome, para informarle de un desenlace que no se esperaba para nada. Algunas fuentes aseguran que se quedó pálido al recibir la noticia. 

Príncipe Carlos, príncipe Guillermo y príncipe AndrésVER GALERÍA

A punto de cumplir los 40 años, el duque de Cambridge está demostrando a su abuela que está más que preparado para reinar. Forma un tándem perfecto con su esposa, Kate Middleton, que se ha convertido en la auténtica joya de la Corona, y no titubea a la hora de anteponer por encima de todo y de todos la institución monárquica por muy doloroso que resulte. Su participación en la llamada cumbre de Sandrigngham, de enero de 2020, también fue vital para que su hermano, el príncipe Harry, y Meghan Markle abandonaran la Familia Real en los términos y condiciones que se produjeron.