El príncipe George el orgullo de su abuelo el príncipe de Gales

George, el orgullo de su abuelo, el príncipe Carlos, por seguir sus pasos en defensa del medio ambiente

Ha revelado cómo, a sus ocho años, el pequeño está preocupado por la degradación del planeta y el cambio climático

por hola.com

El príncipe George, a sus 8 años, tiene unas preocupaciones algo diferentes que los del resto de niños de su edad. Y es que, tal y como ha desvelado su orgulloso abuelo, el príncipe Carlos, tiene inquietudes medioambientales y está concienciado con el cambio climático. Antes de su documental COP26: In Your Hands, el hijo de Isabel II reveló cómo el pequeño está aprendiendo la manera en la que el calentamiento global daña gravemente al planeta. "Soy lo suficientemente mayor para tener un nieto. Como tú, él está aprendiendo cómo el cambio climático está causando las grandes tormentas e inundaciones, las sequías, los incendios y la escasez de alimentos que estamos viendo en todo el mundo", explicó y continuó advirtiendo a los jóvenes que su futuro "depende del futuro del planeta". El Príncipe hablaba como parte de un documental de Sky Kids, en el que seis jóvenes de seis continentes comparten sus experiencias personales sobre el impacto del cambio climático.

Muy sonriente y con guiño a Felipe de Edimburgo: la foto de George de Cambridge al cumplir 8 años

El príncipe George el orgullo de su abuelo el príncipe de GalesVER GALERÍA

George de Cambridge, con americana y corbata, vuelve a demostrar que es el príncipe más formal

Esta preocupación de George es algo que le corre por las venas y que ha heredado de su padre y su abuelo, grandes defensores de la lucha medioambietal. Hace unos días, era el duque de Cambridge quien explicaba en una entrevista concedida a la BBC cómo se dio cuenta de lo que le pasaba a su hijo en relación con esta problemática. El Thomas´s Bettersea School, colegio donde estudia el pequeño, realizó una salida con los niños para que recogieran basura de las calles. Días después, el Duque observó que el pequeño "estaba un poco molesto por el hecho de que un día salieron a recoger basura y, al día siguiente, hicieron la misma ruta, a la misma hora y prácticamente la misma basura que recogieron estaba de vuelta”, explicó. El niño no podía comprender cómo después haber limpiado y recogido todos los desperdicios unas horas antes, volvían a estar en el mismo lugar. No cabía en su cabecita que todo aquello hubiera podido regresar como por arte de magia.

El príncipe George el orgullo de su abuelo el príncipe de GalesVER GALERÍA

El nieto de Isabel II también explicó como trata de educar a sus hijos para que sean conscientes de la degradación que está sufriendo el planeta y de cómo con pequeños gestos pueden poner su granito de arena y hacer grandes cosas por el ecosistema. Algo que sin duda está consiguiendo ya que su hijo intenta hacer lo que está en su mano para contribuir en la medida de lo posible, con medidas tan sencillas pero efectivas como no abusar del agua y apagar los interruptores de la luz. Así lo afirmó el hijo mayor del príncipe Carlos: "Él es muy consciente, más que los otros dos en este momento. Charlotte es todavía un poco joven. Ella todavía no está muy segura. Y de hecho, Louis disfruta jugando fuera todo el tiempo. Vive fuera". Y añadió que sus tres hijos “poco a poco se están dando cuenta de que estas cosas importan. Pero creo que cuando eres tan joven solo piensas en divertirte y disfrutar. Me siento mal porque no quiero cargarles con esa preocupación", concluyó.

Los pequeños siguen así el camino iniciado por sus padres en materia ecológica quienes, el pasado domingo, presidieron la primera gala de los premios Earthshot, unos galardones creados por el Príncipe donde se reconoce la labor de aquellas personas o entidades que más se preocupan y trabajan por mejorar la salud medioambiental del planeta y donde se premiaron las 5 mejores soluciones para luchar contra la crisis climática. Una causa en la que, sin duda, los duques de Cambridge se han involucrado de lleno durante los últimos tiempos y en la que seguro que en un futuro encuentran a unos dignos sucesores en sus tres hijos, los príncipes George, Charlotte y Louis.