Máxima de Holanda

¿Por qué el look de Máxima de Holanda ha generado tantos comentarios?

La reina de los holandeses retoma su agenda oficial en solitario haciendo gala de su característica elegancia y recuperando su tocado preferido

por Paula Callejo

Máxima de Holanda retoma su agenda después de inaugurar el curso el sábado pasado junto a su marido Guillermo Alejandro y los reyes belgas en un acto conmemorativo. Y tal y como pudimos comprobar en su duelo frente a Matilde de Bélgica, vuelve al trabajo fiel a su personalidad, conservando intacta su debilidad por los diseños midi y los complementos muy llamativos. La reina de estilo en Europa (así la consideran también los lectores de ¡HOLA!) nos da las primeras pistas sobre su armario de otoño y sin duda parece que seguirá apostando por los looks sofisticados. Incluso para visitar un colegio infantil, confía en la elegancia que recrean las siluetas lápiz y las transparencias estratégicas. 

Confeccionado en un delicado tejido de tul nude adornado con discretas vetas grises, su look no ha dejado indiferente. Pero en lugar de combinarlo con sus característicos tonos eléctricos como el rojo o el fucsia, ha recreado una imagen más discreta al sumarle accesorios empolvados. Se ha subido a unos salones clásicos con tacón fino, un bolso de mano tipo sobre beis, guantes de piel a tono y uno de sus tocados preferidos, la gran pamela de rafia decorada con un lazo.
 

Como es habitual en ella, ha completado con llamativas joyas, en este caso un conjunto compuesto por pendientes colgantes de perlas metalizadas y brillantes y broche a juego. A priori, este look no posee nada distinto a respecto a los que suele llevar la Reina, sin embargo los más críticos se han pronunciado en las redes por considerarlo poco adecuado para la ocasión. Máxima ha asitido con él a la inauguración de los cursos National AI Junio, a través de los cuales se pretende familiarizar a los más pequeños con la inteligencia artificial.

El acto tuvo lugar en las aulas, y no dudó en sentarse junto a los niños para atender a las explicaciones, generando una escena cuanto menos curiosa al saludar a los alumnos subida a unos taconazos y sujetándose la pamela XL. A pesar de que quizás otra dama real hubiera apostado por un estilismo más relajado, con zapato plano y sin tocado, Máxima quiso mantener su estilo intacto, demostrando así que la elegancia es su mejor carta de presentación por distintos que sean sus compromisos profesionales. La reina de los Países Bajos siempre ha destacado por ser una de las royals que más arriesga, y adora sus grandes complementos, por lo que resultaría incluso extraño verla en deportivas en una cita oficial.