Agapornis roseicollis

Mascotas

Estos son los animales prohibidos como mascotas en España

El peligro de abandono y de que se reproduzcan es el principal motivo que lleva al Gobierno a prohibir tener o vender estos animales. ¿Pero qué pasa si ya tienes uno en casa?

por David Navarro

Muchos animales que hasta hace poco estaban permitidos como mascotas en España dejaron de estarlo cuando el Consejo de Ministros aprobó en 2019 un Real Decreto que actualizó el Catálogo español de especies exóticas invasoras. A todo animal no autóctono que resida en España en el ámbito doméstico se le denomina invasor porque podría ser abandonado o escaparse y constituir un peligro para el ecosistema local.

La primera razón por la que la legislación entra a valorar si una especie animal debería estar en los hogares o no es una cuestión de equilibrio del medio ambiente y cómo puede afectar su presencia a las especies autóctona, reproduciéndose en libertad y de forma descontrolada, compitiendo por el alimento y el territorio.

La ley hasta ahora no entra a valorar si el trato que se le da a los animales es más o menos adecuado en los hogares, o si los animales exóticos pueden padecer un ambiente desfavorable para su salud o desarrollo. La intención de la ley es solo garantizar que el medio ambiente no sufre alteraciones.

Leer más: Periquitos, una mascota extraordinariamente sociable

Cotorras

Las cotorras argentinas, muy similares a los periquitos, han sido desde hace mucho tiempo un serio problema para la supervivencia de los gorriones y las palomas locales. Desde el 2015 esta especie exótica ha crecido en Madrid un 85%, lo que llevó al Ayuntamiento de la capital a emprender un plan para controlar la población de estas aves y volver a equilibrar la presencia de especies autóctonas. 

Uno de los problemas que conllevan las cotorras argentinas es el tamaño de sus nidos, que pueden llegar a pesar hasta 200 kilos. Según datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO) Birdlife, se calcula que solo en la ciudad de Madrid hay alrededor de 13.000 ejemplares de cotorra argentina.

Mapaches

Los mapaches son ahora un serio problema para la fauna autóctona española. Contra su apariencia idealizada por el cine y los dibujos animados, los mapaches son mamíferos carnívoros de hábitos nocturnos, que desarrollan con facilidad una agresividad que no encaja con la imagen idealizada que tenemos de ellos. Son animales salvajes no domesticables, y este hecho produce que quienes han querido tener uno en casa se hayan visto en la tesitura de abandonarlo a su suerte.

Según datos de 2018, solo en Madrid se capturaron 814 ejemplares de mapache. Se trata de una especie muy inteligente, con un índice alto de reproducción y muy resistente a la climatología y la falta de alimento. Esto hace que, en suma, si no tiene por encima depredadores locales más agresivos que él, el mapache esté en lo alto de la pirámide, mermando y modificando el esquema del ecosistema local

Erizos

El caso de los erizos es más difícil de explicar. En España se ha prohibido la tenencia de estos animales en hogares por la misma razón que los anteriores, sin embargo, en Estados Unidos se considera una especie útil para controlar las plagas de insectos y, por tanto, allí se aprecia el impacto positivo que puede tener pese a no ser tampoco una especie autóctona. Los erizos provienen del África occidental y central, y se alimentan de insectos, casi cualquiera les sirve: hormigas, escarabajos… También comen plantas y pequeños reptiles.

Leer más: Las mascotas pueden ayudar a la salud emocional de los niños

Agapornis

Sin embargo, las motivaciones para prohibir una especie en el territorio no solo es para preservar la flora y fauna autóctona, también con el objetivo de que la especie que se prohíbe no sufra peligro de extinción. Ese es el caso de los agapornis, que durante una época estuvieron en la cresta de la moda como animales exóticos para tener en casa, y esto empezó a fomentar la reproducción de distintas razas mezcladas y la captura de otras más puras y salvajes. En suma, los agapornis estaban en el eje del comercio y esto ponía en peligro su acervo genético.

Cerdos vietnamitas

Los cerdos vietnamitas también están en esta lista de animales prohibidos. Se han detectado multitud de piaras silvestres de estos cerdos en más de 40 localidades de toda España. En muchos casos provienen de cerdos abandonados, pero también hay casos de animales que se escapan y que viven libres, cruzándose descontroladamente con jabalíes autóctonos, lo que ha dado lugar a una variedad conocida como cerdolí.

¿Qué pasa si ya tengo un animal prohibido?

La ley prohíbe poseer estos animales, transportarlos o comerciar con ellos. Estas medidas ponen muy difícil seguir viviendo con ellos si ya los tenemos en nuestro hogar como animales de compañía. Sin embargo, la ley insta a que si los animales se adquirieron con anterioridad permanezcan con sus dueños, pero éstos deberán informar a las autoridades competentes de las comunidades autónomas inscribiéndose en un registro especial.

Esta medida, pese a haber sido aprobada en Real Decreto en 2019 no entra en vigor hasta el 1 de enero de 2022, por lo que hasta ese momento no es obligatorio informar ni tomar medidas, eso sí, es desde el 31 de marzo de 2019 que no se pueden adquirir.

Leer más: ¿Está tu hijo preparado para tener una mascota?