Pastor alsaciano

Razas de perro

Pastor alsaciano, un 'peludo' amigo de carácter tranquilo y bonachón

Este bello can se diferencia del pastor alemán común por su pelaje, mucho más largo y abundante

by Gtresonline

Son muchos los interrogantes que rodean al pastor alsaciano. Este inigualable ejemplar, que recibe su nombre en referencia a la región francesa de Alsacia, guarda un enorme parecido con el pastor alemán, del que se diferencia únicamente por su pelaje, más largo y abundante, así como por su carácter más tranquilo. Sin embargo, a pesar de estos pequeños matices, no se debería pensar en el pastor alsaciano y alemán como dos razas distintas. Aunque muchos consideran que son dos especies diferentes, la realidad es que el pastor alsaciano es una variante del popular pastor alemán, es decir, está englobada en la misma raza canina, que resulta ser una de las más extendidas del mundo. Este 'conflicto' por la denominación de la especie se remonta a la Primera Guerra Mundial, cuando unos soldados británicos que se encontraban en Alsacia, en la frontera con Alemania, se toparon con un perro ovejero alemán de pelo largo, que les resultó completamente distinto a lo visto hasta el momento. Debido al enfrentamiento bélico, optaron por llamarlo pastor alsaciano ya que no querían otorgar a su nombre la denominación de su principal enemigo militar, Alemania.

Leer también: Razas de perro a las que no debes cortar el pelo

Fuerte y atlético

Al igual que el pastor alemán común, el pastor alsaciano es grande y robusto, de constitución fuerte y atlética. El macho ronda los 36-47 kilos de peso y los 63-71 centímetros de altura, mientras que el peso de la hembra oscila entre los 27-35 kilos de peso y la altura, entre los 61-68 centímetros. Tiene una cabeza en forma de cuña, en proporción con el largo del cuerpo, con hocico fuerte y negro, ojos almendrados oscuros de tamaño medio y orejas erectas y puntiagudas. Una de sus características más destacables de esta variante canina, con una esperanza de vida de entre diez y trece años, es su bonito manto que, en general, presenta los mismos colores que el pastor alemán estándar. Este animal posee una abundante y fuerte capa de pelo externa y una interna, que le brinda calor y un factor de protección adicional ante agentes externos.

¿Cómo cuidar el manto del pastor alsaciano?

Aunque es un can que no requiere de grandes cuidados, sí que es necesario prestar especial atención al pelaje. Para que el pastor alsaciano pueda presumir de un pelo sano y brillante, es fundamental cepillarlo de forma constante. Se debe tener en cuenta que se trata de un animal que suelta una generosa cantidad de pelo, especialmente en los meses de muda, cuando el cepillado frecuente se torna aún más importante. Tendremos que hacerlo, al menos, dos veces por semana para retirar bien el pelo muerto. Para una mayor eficacia y mejores resultados, los expertos recomiendan hacerlo con un cepillo de cerdas metálicas finas de longitud media para mayor eficacia. En cuanto a la limpieza del manto, un baño cuando esté sucio será más que suficiente. Al ser un perro de carácter tranquilo y bonachón, no tendrá problemas a la hora de meterse bajo el agua. Aún así, para que esté tranquilo, se aconseja cepillarle y darle una buena dosis de mimos antes del baño. 

Leer también: Ratonero bodeguero andaluz, una raza declarada Patrimonio Cultural Inmaterial

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.