Albarracin-teruel-pueblos-bonitos

Albarracín, un día para callejear y otro para bañarse (si se tercia)

Rodeado de torres y murallas y en un escarpado meandro del Guadalaviar, Albarracín es un pueblo milenario que no puede ser más bonito. Por si no fuera suficiente, la sierra a la que da nombre es pródiga en cursos de agua y en cascadas espectaculares. Para una escapada, maravilloso lugar.

by si ANDRÉS CAMPOS

El río Guadalaviar, uno de los importantes cursos de agua que nacen en la sierra de Albarracín, sirve de foso a este pueblo que encabeza las modernas listas de los pueblos más bellos, menos alterados, en los que mejor se come y donde, a la hora de dormir, cualquier rincón es un hotel con encanto.

Desde la plaza Mayor, donde hay un buen mirador del río y de parte de la población, se ha de subir por la calle Portal de Molina para admirar las casitas que se apiñan unas sobre otras en la plazuela de la Comunidad. Poco más arriba, está la casa de Julianeta, tan inclinada que parece a punto de derrumbarse. Esta casa esquinera y equilibrista del siglo XIV es la torre de Pisa de Albarracín, su foto más típica, la que todo el mundo quiere hacer.

albarracin-casas-murallaVER GALERÍA

Junto al portal nace el camino que sube bordeando la muralla por una cuesta empinada y pedregosa hasta la torre del Andador, un nombre que le viene al pelo. De vuelta en el portal, el paseo se completa por la calle de Santiago –donde hace esquina la casa de Julianeta–, la del Chorro, la de los Azagra y la de la Catedral. Esta última conduce hasta la catedral del Salvador, del siglo XVI, y el Museo Diocesano, que está instalado en el suntuoso palacio episcopal.

Otro museo que hay que ver es el de Albarracín, que cuenta su larga historia. Y otras piedras fuertes, el castillo y la torre de Doña Blanca, donde la leyenda dice que mora el alma atribulada de una infanta aragonesa que murió encerrada en ella, y que las noches de luna llena baja a bañarse al Guadalaviar.

albarracin-callesVER GALERÍA

CASCADAS DE LA SIERRA DE ALBARRACÍN

Subiendo en coche por el Guadalaviar, por la carretera A-1512, se disfruta del mayor espectáculo natural de esta sierra: sus cascadas. Una vez llegados al paraje de Entrambasaguas, donde afluye al Guadalaviar el río Blanco, hay que tirar a la izquierda por la A-1703 hacia Royuela para coger a continuación el desvío a Calomarde. Seis kilómetros después –14 en total, desde Albarracín– se descubre la cascada del Molino Viejo (también llamada Batida o de Calomarde), en un enclave con miradores, pasarelas de madera y senderos que invitan a seguir los brincos del agua entre los grandes desplomes y oquedades de la roca caliza. El salto mayor tiene una caída de 10 metros, desnivel que era aprovechado antiguamente para proporcionar energía motriz a un molino.

cascadas-albarracinVER GALERÍA

Otra hermosa caída de agua que en su día estuvo asociada a una aceña es la cascada del molino de San Pedro. Para verla, se ha de volver al último desvío y conducir hacia Royuela, Terriente, Toril y Masegoso. Pasado Masegoso, la carretera cruza el río Cabriel; 300 metros más allá del puente, se toma un desvío señalizado y enseguida aparece la cascada, con su enorme poza labrada por las aguas puras del Cabriel en la roca caliza, junto a los restos del viejo molino. El salto mide unos 8 metros y tiene una cornisa que permite colarse por detrás de la cortina de agua sin mojarse, como en las películas de aventuras, y contemplar desde un ángulo insólito la charca verde esmeralda.

PARQUE CULTURAL DE ALBARRACÍN

A 5 kilómetros de Albarracín por la carretera de Bezas se encuentra este parque cultural (parqueculturaldealbarracin.org) que alberga la mayor concentración de pinturas rupestres del sur de Europa. Si viajas con niños, hay que llevarlos a ver dinosaurios al centro Mar Nummus, perteneciente al Territorio Dinópolis (dinopolis.com); al parque de máquinas de asedio Trebuchet Park (trebuchetpark.es) y al Museo de Juguetes (museodejuguetes.com).

Espectaculo-T-rex-DinopolisVER GALERÍA

GUÍA PRÁCTICA

Dónde dormir

En Casa de Santiago (casadesantiago.es), un pequeño hotel familiar de cuidado interiorismo, buenas vistas y excelente cocina tradicional solo para huéspedes. Buena elección es también el original hotelito temático La Casona del Ajimez (casonadelajimez.com), con seis habitaciones decoradas en plan cristiano, árabe o judío, y jardín al pie mismo del castillo. Recomendables, igualmente, Posada del Adarve (posadadeladarve.com), adosado a la muralla, y Doña Blanca (albarracindonablanca.com).

Dónde comer

Al lado del Portal de Molina, en Tiempo de Ensueño (tiempodeensuenyo.com), un insospechado restaurante de decoración muy moderna y cocina creativa. Todo un clásico de la gastronomía tradicional es Rincón del Chorro (rincondelchorro.es), pequeño y acogedor, El Buen Yantar (tel. 978 71 02 42), junto a la plaza Mayor, y diferente, La Taba (tel. 978 70 04 07), un bar de decoración llamativa, con un toque vintage y tapas tan ricas y sorprendentes como el bombón de morcilla.  

Otros pueblos bonitos para descubrir:

Pueblos encantadores de Huesca para disfrutar de la montaña

Pueblos aragoneses que son especialmente bonitos

Los 11 pueblos que se estrenan como los más bonitos de España