Riesgo de aborto

Embarazo

¿Cuándo hay riesgo de aborto y cómo detectarlo?

El número de abortos espontáneos ronda el 10-20% en las gestaciones confirmadas. ¿Por qué se producen? ¿Qué se puede hacer para prevenirlos? Y, ¿de qué manera actuar cuando hay una amenaza de aborto?

por Terry Gragera

Entre uno y dos de cada diez embarazos con diagnóstico confirmado acaba, lamentablemente, en un aborto espontáneo. Las cifras reales son mayores, pero en muchos casos el aborto pasa inadvertido, pues la mujer no se había enterado aún de que estaba embarazada. La mayoría de los abortos se produce en el primer trimestre de la gestación.

El aborto es una experiencia muy dura para la mujer que va a vivir un gran sentimiento de pérdida y de duelo y cierta culpabilidad. Sin embargo, "hay que dejar bien claro que sufrir un aborto es algo muy frecuente, casi siempre por causa desconocida e independiente de lo que se haya podido hacer durante esas primeras semanas (trabajo, deporte, estrés...)", advierte el Dr. Antonio Hernández, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela.

Lee más: ¿Riesgo de aborto? Precauciones en las primeras semanas

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Tal como explica el especialista, los principales factores de riesgo de aborto son la edad materna y haber sufrido ya algún aborto en gestaciones anteriores. 

  • Edad materna. A partir de los 30 años, el riesgo se va incrementando, especialmente entre los 35 y los 40 y después de los 40. "Antes de los 30 años el riesgo es inferior al 10%, mientras que a partir de los 42 años, el riesgo es casi del 75%", destaca.
  • Abortos anteriores. Cuando ya se ha tenido un aborto, el riesgo de que se repita es de un 20%. Pero si se han tenido tres o más abortos consecutivos, el porcentaje aumenta hasta un 43%. Es así cuando la mujer presenta los mismos factores de riesgo no corregidos, como enfermedades crónicas, sobrepeso o hábitos no saludables. 

Además de estos, hay otras causas menos frecuentes:

  • Enfermedades crónicas. Sobre todo cuando están mal tratadas o descompensadas. Hablamos de diabetes tipo I, lupus eritematoso, trombofilias, hipertensión...
  • Patología uterina. El hecho de tener alguna anomalía en el útero, como la incompetencia cervical, puede provocar abortos, aunque en este caso suelen ser más tardíos, más allá de las primeras 12-13 semanas.
  • Hábitos poco saludables. Como fumar, beber alcohol y consumir drogas.
  • Sobrepeso. También puede actuar como factor de riesgo ante el aborto.
  • Pruebas prenatales invasivas. Como la amniocentesis, que puede ocasionar en un pequeño númeno de casos un aborto tardío.

¿Cómo evitar el riesgo de aborto?

La mejor forma de evitar el riesgo de aborto es "planificar adecuadamente los embarazos para tratar aquellos factores que se pueden prevenir, o retrasar la gestación hasta que estos hayan disminuido o desaparecido", recomienda el Dr. Antonio Hernández. "Estas acciones preventivas pueden llevarse a cabo en las unidades de atención y consejo preconcepcional", aclara. Así, cuando la mujer sabe que en ella concurre algún riesgo, lo mejor es consultar con antelación antes de buscar el embarazo.

¿Qué hacer ante una amenaza de aborto?

Hablamos de amenaza de aborto en gestaciones confirmadas en las que la mujer comienza a sangrar. Este sangrado, de mayor o menor cuantía, se puede acompañar de dolor abdominal. Es una situación que se presenta hasta en el 20-30% de las gestantes. "En alrededor de la mitad se va a producir un aborto espontáneo. Cualquier embarazada que presente una hemorragia genital de cualquier cuantía en un embarazo conocido, debe acudir a consulta o al servicio de urgencias para su correcta valoración", destaca el facultativo del Hospital Universitario La Zarzuela.

¿Cuál es el tratamiento de esta amenaza de aborto? "Solo tiene un tratamiento: el reposo lo más absoluto posible hasta que transcurran 48-72 horas sin sangrar, retomando entonces la actividad diaria de forma progresiva", explica el ginecólogo.

La experiencia de vivir un aborto puede ser muy traumática. Algunas mujeres necesitan apoyo psicológico y recuperarse física y anímicamente. Si es tu caso, pide ayuda especializada.

Lee más: ¿Cómo gestionar el duelo por un aborto espontáneo?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.