Niños jugando al fútbol

Vuelta al cole

¿Debemos apuntar a los niños a actividades extraescolares este año?

Algunas Comunidades Autónomas, como Castilla y León, han decidido suspenderlas, y otras están a la espera de la evolución de la pandemia. Los expertos nos explican si existe (o no) un mayor riesgo de contagio en estas actividades extraescolares

by Ana Caaveiro

Es la vuelta al cole más atípica de los últimos tiempos. Durante esta semana, estudiantes de toda España regresan a los centros educativos tras meses sin pisar las aulas, y lo hacen con incertidumbre. Las autoridades educativas y sanitarias anunciaron hace semanas todas las medidas de prevención contempladas para evitar el contagio por coronavirus en las clases (como, por ejemplo, el uso obligatorio de la mascarilla a partir de los seis años).

Sin embargo, el comienzo de un nuevo curso plantea también la decisión de apuntar (o no) a los pequeños a actividades extraescolares. En esta ocasión, la cuestión va más allá de escoger si jugará al fútbol o irá a clases de guitarra. Muchos padres se preguntan si este año será posible la organización de este tipo de actividades (que, en muchos casos, suponían también una gran ayuda para la conciliación familiar), y si son seguras.

Leer también: ¿Por qué es necesario que los niños vuelvan al cole?

"Las actividades extraescolares conllevan un riesgo parecido a las actividades escolares"

"Los niños tienen también derecho a participar de actividades extraescolares, tal y como los adultos hemos podido hacer con actividades de ocio. Sin embargo, debemos asegurarnos que seguimos perfectamente bien las recomendaciones para minimizar el riesgo de transmisión", nos comenta Quique Bassat, coordinador del Grupo de Trabajo de la Asociación Española de Pediatría (AEP) para la Reapertura de la Escolarización y epidemiólogo de ISGlobal.

El experto nos explica que, "en general, las actividades extraescolares conllevan un riesgo parecido a las actividades escolares, siempre y cuando se implementen medidas de control de la infección similares a las de las escuelas".

"Se ha hablado poco del riesgo adicional que éstas conllevan tanto para la salud individual del niño como para la salud comunitaria del lugar donde se implementan", afirma, al tiempo que apunta que "es importante que los encargados de diseñar estas actividades tengan en cuenta las mismas recomendaciones generales":

  • Promover la distancia física.
  • Uso de mascarillas.
  • Constitución de grupos estables de convivencia ("burbujas") en las propias actividades.

A esto cabe añadir las mismas medidas que se tienen en cuenta para una clase ordinaria. "Quizás toma mayor importancia aquí una buena recogida de datos de contactos estrechos derivados de estas actividades. Quizás se puede aconsejar a los niños que lleven un diario de ‘contactos’, de forma a que si se diese algún caso positivo, sea más fácil establecer quien más está a riesgo, quien debe entrar en cuarentena o a quien hay que testar", añade.

Leer también: Canciones infantiles para que los niños no se olviden de lavarse las manos

Mejor al aire libre

"Las actividades en entornos cerrados y con alta densidad de personas (por ejemplo actividades deportivas en gimnasios, teatro etc.) conllevan mayor riesgo que las que se hagan al aire libre. Hay que recordar que en la práctica de deporte, la excreción de partículas virales durante este puede aumentar, con lo que se hace aún más importante el uso adecuado de mascarillas. Los pediatras aconsejamos que se valore bien el riesgo adicional para cada actividad extra que se plantee", asegura el doctor Bassat.

Leer también: Consejos para lograr que los niños se pongan la mascarilla

Lo que no puede faltar en su mochila

El doctor señala que lo mismo que a la hora de ir al colegio:

  • Mascarilla.
  • Gel.
  • Un paquete de pañuelos.

"Quizás un consejo útil es que en las actividades deportivos, el niño se cambie y duche en casa, y no en el vestuario", especifica.

Niña escalandoVER GALERÍA

¿Qué dicen las Comunidades Autónomas?

La evolución de la pandemia marca el ritmo de las actividades extraescolares, cuya organización varía de una Comunidad Autónoma a otra.

Navarra, por ejemplo, ha iniciado el nuevo curso sin actividades extraescolares en los centros educativos (lo que no atañe a otros colectivos privados), al igual que Castilla y León, cuya consejera de Educación ha indicado que los centros castellanoleones no organizarán este tipo de actividades hasta el próximo mes de enero, con vistas a que, quizá, sí puedan retomarse a partir de ese mes.

Aunque, en un principio, el Principado Asturias se decantó por “mantenerlas en suspenso”, parece que finalmente sí las va a haber, de acuerdo a un protocolo específico en el que está trabajando la Consejería de Educación, según informan medios asturianos como La Voz de Asturias. Galicia también está a la espera de un protocolo específico que las regule.

El País Vasco ha recomendado que no se organicen hasta que se contemple cómo se ha producido la incorporación de los alumnos a las clases, mientras que el Departamento de Aragón tampoco lo aconseja. Lo que sí detalla es que el centro escolar pueda ofertar su programa/servicio de madrugadores (para que los niños puedan entrar al colegio antes del horario escolar), atendiendo a las medidas de seguridad. Aragón tomará una decisión después de las Fiestas del Pilar (del 10 al 18 de octubre), y estará supeditada a la evolución de la pandemia.

Cantabria anunciaba el pasado 31 de agosto en su Boletín que estarán permitidas las actividades extraescolares de música, danza y carácter deportivo. Extremadura, Murcia, la Comunidad Valenciana seguirán la misma estela, y Castilla-La Mancha, por su parte, apunta al sí, con matices, recordando que algunas, como las que impliquen un contacto directo, no serán posibles.

La Comunidad de Madrid y las Islas Canarias han dado luz verde, haciendo hincapié en garantizar la seguridad. La Consejería de Educación del Gobierno Canario, por ejemplo, llama a priorizar las actividades al aire libre, el mantenimiento de 1,5 metros de distancia, el uso de las mascarillas o la higiene de manos, entre otras medidas.

En Cataluña, su conseller de Educación, Josep Bargalló, aseguró que sí se podrán llevar a cabo. Y, de hecho, el Plan de Actuación que se publicó el pasado 3 de julio, contemplaba su desarrollo con las condiciones habituales: distancia interpersonal de 1,5 metros, el uso de la mascarilla cuando no se pueda preservar la distancia y esto sea posible por la naturaleza de la actividad realizada, y que, en la medida de lo posible, se formarían grupos estables de participantes. El documento incluso dispone de un anexo con recomendaciones específicas dependiendo del tipo de actividad.

En Andalucía, la decisión quedará en manos de los propios centros, que serán los que se decanten por suspenderlas u ofertarlas.

Leer también: Así conseguirás que los niños mantengan la distancia de seguridad

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.