adaptacion-escuela

De la guardería al colegio: cómo conseguir que tus hijos se adapten a esta nueva etapa

El cambio no es fácil, pero tampoco imposible. Sólo necesitamos tiempo, paciencia y recordar que más pronto que tarde, los pequeños estarán encantados con su nuevo 'cole'

by si Ana Caaveiro

Volver a empezar… otra vez. Las vacaciones de verano llegan a su fin y nos toca volver a la ‘vida real’. Si para nosotros regresar al trabajo no resulta tarea fácil, tampoco lo es para nuestros hijos. Y si, además, les toca dar el gran paso de la guardería al colegio, la situación puede complicarse.

Para averiguar cómo podemos afrontar esta nueva etapa , hemos hablado con Ascensión Liébana Alite, directora técnica de Educación Infantil y Primaria del Colegio JOYFE. Ascensión nos ha confirmado que, en efecto, “el periodo de adaptación al ‘cole de mayores’ existe”, pero, sobre todo, que no debemos desesperarnos. “Cada niño es un mundo”, así que sólo necesitamos tiempo y una buena dosis de paciencia para lograr nuestro objetivo.

- Lee: Cómo saber si los niños se están adaptando bien a la escuela infantil (y 'tips' para elegir la mejor de todas)

La familia, un pilar fundamental

Aunque éste es, sin duda, un gran cambio para los pequeños, también lo es para los padres. Lejos de lo que solemos imaginar, en la mayoría de los casos, son los propios adultos los que pueden hacer más difícil el proceso de adaptación de los niños al colegio. Por ello, es muy importante que, desde el primer momento, la familia les transmita sensación de seguridad. “Si la familia está angustiada, los primeros que van a angustiarse son los pequeños”, explica Ascensión.

Una manera de prepararlos, poco a poco, de cara a este nuevo curso que van a comenzar es “hacerles partícipes. Por ejemplo, vamos a comprar juntos un nuevo albornoz para la piscina, la tartera donde vamos a llevar el almuerzo… pero sin estar constantemente hablando de ese cole de mayores porque si no, lo que les generamos a ellos es ansiedad”, comenta. Y es que el colegio no debe convertirse en el centro de atención, sino darle la importancia justa.

Por otro lado, siempre es aconsejable levantarse con tiempo para poder organizarse sin estrés. En este sentido, Ascensión Liébana afirma: “No debemos agobiar a los niños. En los primeros días no podemos meterles prisa con el desayuno, la hora… Tenemos que evitarlo por completo, y hay que contarles que en este sitio se lo van a pasar muy bien”, señala.

El momento de dejarles y recogerles de la escuela es una parte clave en esta etapa. “Las despedidas tienen que ser rápidas, pero cariñosas”, detalla. No puede haber drama ni lágrimas, y en las recogidas, los niños no tienen que sentir que se les salva de algo o de alguien. “Debemos hacerlo contentos, mostrarles alegría, entusiasmo, y preguntarles qué tal el día. Tienen que ser ellos los que nos vayan contando, y dedicarles un tiempo de calidad, jugar con ellos e incluso compartir lo que nosotros hemos vivido en el trabajo ese día. De esta manera, verán que los adultos también estamos en un lugar diferente, y después estamos muy contentos en un entorno muy relajado”, indica Ascensión, al tiempo que recomienda que, siempre que sea posible, sea la misma persona la que lleve y recoja al pequeño del centro escolar.

- Lee: Lloros, cambios de conducta... ¿le está costando a tu hijo adaptarse a la escuela infantil?

Mantener la calma... y estar en contacto con el colegio

Tampoco podemos olvidarnos del papel fundamental que juega el colegio en este proceso. El nuevo centro de nuestros hijos creará ese clima de tranquilidad y cordialidad que precisan. “Es normal que algunos lloren, que tengan rabietas… pero vamos a actuar con total tranquilidad, y siempre respetando el ritmo de cada uno de los niños”. En efecto, no hay que desesperarse si, al principio, nuestros hijos sueltan alguna lágrima a la hora de ir al colegio. Cada uno necesita un tiempo para adaptarse, y según explica Ascensión, no suele ser muy largo. Más pronto que tarde, los pequeños se habrán adaptado a la rutina diaria de ir a este ‘cole de mayores’, donde conocerán nuevos amigos y vivirán nuevas experiencias.

Asimismo, Ascensión destaca que la familia y el colegio deben estar unidos y en permanente contacto. Si los padres tienen algunas inquietudes, pueden transmitírselas al colegio, que les ayudará a lo largo de este periodo. 

Un pequeño, pero gran paso que les ayudará en el futuro

Y, sobre todo, debemos recordar que adaptarse a este primer gran cambio de su vida supone un importante paso para su futuro. “Cambios a lo largo de su vida van a tener muchísimos, y es fundamental ir preparándolos”, comenta. Así, nuestros hijos saldrán de la zona de confort, y sentaremos las bases para que se conviertan en unos adultos autónomos, capaces de tomar decisiones por sí mismos y preparados para hacer frente a cualquier situación.