fotos-comida-bonitas-instagram

Trucos y consejos para que tus fotos de Instagram luzcan como las de los 'influencers'

Si quieres que los ‘likes’ de tus fotos de comida se disparen, ¡presta atención a estos trucos y consejos!

by Marta Romero

¿Te gusta la fotografía con la que abrimos este artículo? Una mesa oscura, con fruta de temporada puesta estratégicamente (aunque parezca que lo hemos tirado todo), y con todos los ingredientes de un delicioso postre que vendrá después. Todo está pensado, medido y veinte veces, como mínimo, ha sido disparado. Sí, lo que vamos a contarte merece un poco de esfuerzo, no todo van a ser recetas sencillas, sobre todo, si de dejar con la boca abierta a todos tus followers hablamos. Te enseñamos cómo conseguir que tus fotos de comida sean todo un éxito.

Ya sea en casa, en un restaurante o en la barra de una cafetería, la comida aparece y ¡es momento de pedir que nadie empiece! Sí, es molesto, pero tienes que decidirlo todo a conciencia: el encuadre de la fotografía, la posición de la cámara y de los elementos que integran la fotografía y, sobre todo, ver bien qué luz tienes y de dónde viene. Por eso, si eres uno de esos #Instafoodies que no pierde oportunidad de retratar en sus redes sociales el placer de lo cotidiano y el comer, estos consejos te resultarán muy prácticos y útiles. Estamos seguros de ello.

Además, para que te sea más fácil ver de lo que hablamos, te lo ilustramos con algunas de las imágenes y cuentas del momento. ¿Estás preparado? Anota.

Consejos para triunfar con nuestras fotos de comida en Instagram

  • Lo primero y más importante es conseguir, siempre que sea posible, una luz natural. Evitarás, sobre todo, posibles reflejos y unas sombras no artificiales.
  • Si el plato que buscas fotografiar te lo sirven en una cena, es decir, es de noche, a menos que el restaurante esté muy bien iluminado, lo mejor es evitar el flash, no dará buena apariencia a la comida. Ten en cuenta que la poca luz del lugar no le hará justicia al plato. Así que, sintiéndolo mucho, es mejor no fotografiar o ayudarte de una luz indirecta.
  • A la hora de presentar el plato, puede ser buena idea que alguno de los comensales o tu mismo cortes un trocito del alimento. A veces, el interior de un bizcocho es mucho más apetitoso que verlo por fuera y entero. Un ejemplo claro, el coulant de chocolate. Lo que nos gusta es ver cómo cae el chocolate.

  • Elegir un plano cenital, es decir, desde arriba. Para ello, si te tienes que poner sobre una silla, hazlo. Mejor que un primer plano del plato, muestra la mesa al completo, una fotografía en composición te dará mucho más likes.
  • Y es que la composición es el elemento más importante a la hora de fotografiar comida. Así que, fíjate en los pequeños detalles. Prohibidos los manteles sucios, las manchas de vino o botellas vacías que no sean parte del atrezzo.

  • Ten en cuenta que las fotografías de Instagram son pequeñas. Por eso, no es recomendable incluir demasiados estímulos que nos atiborran a información visual. Mejor la cantidad justa de textura y elementos, para mantener el foco en la comida.
  • Una buena técnica para descartar información de más en una imagen (si es el efecto que buscamos) es utilizar la opción de retrato o enfoque de tu teléfono móvil, así resaltarás determinado ingrediente o llamarás la atención sobre la parte más apetecible del plato.
  • Comprueba siempre la nitidez antes de disparar.

  • La idea de jugar con distintos ángulos es también atractiva, ya que se puede hacer zoom si la comida tiene muchas texturas. De vez en cuando, no está de más que busques una perspectiva original.
  • Lo ideal es no tomar las fotografías desde la propia opción que tenemos en Instagram, ya que la cámara del móvil tiene siempre mucha mejor resolución.
  • Si la fotografía resulta buena y te gusta, no abuses de los filtros. Es más, puedes prescindir de ellos. Y en el caso de hacerlo, ten en cuenta jugar con los fríos o calientes (todos son de un lado u otro) dependiendo de la temperatura de la imagen.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.