natillas-libanesas

¿Conoces las natillas árabes? Se llaman ‘Mahalabia’... ¡y no pueden estar más ricas!

Una de sus características principales es su delicado sabor a agua de azahar. Además, son sencillísimas de preparar, ¿te animas?

by Iraide Almudí

Leche, azúcar y huevos. Son los tres productos básicos que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en la elaboración de unas natillas tradicionales, a los que suele sumarse también algún espesante (como la harina de maíz) para conseguir una textura cremosa. Un postre que suele estar presente en los recetarios de medio mundo aunque, eso sí, con sus particulares variantes.

Hoy vamos hablaros de las llamadas ‘natillas árabes’ -conocidas bajo el nombre de Mahalabia o Mouhalabieh- que cuentan con dos particularidades diferenciales respecto a las natillas que hacemos en España: por un lado, no encontraremos huevos entre sus ingredientes, y por otro, el agua de azahar es clave para su elaboración. Un producto que se obtiene a partir de la infusión de pétalos de la flor de azahar del naranjo amargo, que nosotros asociamos estrechamente al popular Roscón de Reyes, pero cuyo uso en la cocina árabe en más que habitual.

En realidad, el origen exacto de estas natillas no se conoce con certeza absoluta, aunque la mayoría de las teorías sobre su nacimiento apuntan al Líbano. No obstante, es un postre que se prepara en distintos países de Oriente próximo y Oriente medio, cada uno con sus pequeñas modificaciones.

En la receta más extendida, las natillas, una vez vertidas en copas o vasos, se enfrian en la nevera y, antes de servir, se coronan con pistacho picadito. Pero existen múltiples variantes: así por ejemplo, en ocasiones los pistachos son sustituidos por otros frutos secos como nueces, almendras, avellanas… aderezados con un poquito de miel.

También se pueden coronar con frutas deshidratadas, incluso pueden ‘personalizarse’ con unas virutas de chocolate, cachitos de galleta desmenuzada, un poco de mermelada o sirope de nuestro gusto… Otra manera de dar un toque diferente a las ‘Mahalabia’ es sustituir el agua de azahar por agua de rosas u otras esencias. Las alternativas, como vemos, son muchas. Nosotros os proponemos a continuación nuestra receta para preparar esta delicia árabe, adaptada a la versión más clásica. Para acceder al paso paso solo tienes que pulsar sobre la imagen inferior:

Paso a paso: Mahalabia (Natillas árabes)

receta-muhalabiaVER RECETA

Te puede interesar:
Hummus, falafel, tabulé... ¡pon un toque exótico a tus menús!

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.