tortillas-de-patata-que-bien-valen-un-viaje

Diez tortillas de patatas que valen un viaje

Cualquier excusa es buena para viajar, sobre todo si la excusa es redonda, amarilla y sabe a amor de madre. En esta lista no están todas las tortillas ricas que son, pero son excelentes todas las que están: desde las famosas de Betanzos, que es la capital de la cosa, hasta las que hacen sobre la hoguera en una aldea remota del Pirineo leridano. ¿Quién se acuerda de las estrellas Michelin cuando tiene en el plato un auténtico sol?

by ANDRÉS CAMPOS

SAGARTOKI
No satisfecho con hacer una tortilla de campeonato (cinco ha ganado), Senén González ha dado con la fórmula mágica para congelarla y que luego esté igual de buena. Un invento a la altura de la rueda, la cerveza y la mayonesa. Se vende online (lacocinadesenen.com). Así que si, al volver de Vitoria a casa, nos entra el mono, no hay problema.

Dónde: Prado, 18; Vitoria; sagartoki.com

Sagartoki-barra-bar-tortillasVER GALERÍA

Sagartoki-barra-bar-tortillas2VER GALERÍA

CASA SANTOS
Quizá no sea la tortilla más rica de esta lista, pero sí la más llamativa, grande como una sandía, de cinco kilos de patatas y 30 huevos. También es llamativo el lugar donde se despacha: justo frente a la entrada de la Mezquita de Córdoba. Entre la cola que se forma para visitar el famoso monumento y la de quienes aguardan por un pedazo del no menos famoso tortillón, para abrirse paso por esta calle hay que usar técnicas antidisturbios.

Dónde: Magistral González Francés, 3; Córdoba

MESÓN O’POTE
Betanzos es a la tortilla lo que Jabugo al jamón o Lourdes a los milagros: el lugar de referencia, donde más y mejor se hacen. Tres huevos por patata y un cuajado breve hacen que la tortilla del celebérrimo Mesón O’Pote sea casi líquida. Quien prefiera algo más seco y compacto, puede probar en Ramoné (Travesa, 4), taller de reparación de calzado. Allí tienen suelas de zapato.

Dónde: Travesía do Progreso, 9; Betanzos, A Coruña; mesonopote.com

LA ENCINA
Palencia, la bella desconocida. ¿Bella? Sin duda. Pero ¿desconocida? Eso sería antes de que Ciri González ganara el concurso nacional de tortillas en 2000, 2002 y 2008. Su secreto: usar patatas kennebec de la huerta palentina; no lavarlas bajo el grifo, sino con un paño húmedo; dorarlas en abundante aceite y dejarlas escurrir media mañana. Para empujar la tortilla, mejor que el pan, el pincho de lechazo a la brasa de encina.

Dónde: Casañé, 2; Palencia; asadorlaencina.com

bar-la-encina-TortillaVER GALERÍA

JUAN JOSÉ
Huelva, Capital Gastronómica Española 2017, es conocida y reconocida por su cocina marinera, pero la tortilla de este bar onubense no tiene nada que envidiar al más suculento plato de chocos o a las gambas blancas más finas. Por fuera, está bastante hecha; por dentro, jugosa a más no poder, pletórica de líquida salsa de huevo.

Dónde: Villa Mundaka, 1; Huelva

EL TAHITÍ
En la calle Laurel, lugar de culto de todos los comilones y beberrones que en España son y han sido, también hay un templo del tortillamen. Extrañamente, la variedad de El Tahití no es cremosa, como mandan los cánones, sino que la hacen con mucha patata y poco huevo, como los que no saben. Pero a ellos les queda de lujo, incluso jugosa. El truco, al parecer, es dejar las patatas en remojo varias horas, antes de freírlas.

Dónde: Laurel, 9; Logroño, La Rioja; asadoreltahiti.com

tortilla-bar-tahitiVER GALERÍA

KASINO
Dicen que la tortilla de patatas surgió en Navarra durante las guerras carlistas. Puede ser, pero la que hacen en esta casa de comidas navarra es la menos tradicional. Además de patata (poca), lleva cebolleta y pimiento verde. Una vez frito y escurrido lo anterior, se mezcla directamente en la sartén con abundante huevo batido, en plan revuelto, y al final se dobla como una tortilla a la francesa. Solo se sirve por encargo.

Dónde: Plaza Zaharra, 23; Lesaka, Navarra; kasinolesaka.com

CASA JOSÉ
La base de los platos y del éxito de Casa José son las verduras óptimas, relucientes, frescas a rabiar, que permanecen en la huerta arancetana hasta las 12.00. Eso, en el comedor. Porque en la barra, la que triunfa es la clásica tortilla de patatas, que aquí cuajan en una sartén muy caliente para que quede crujiente por fuera y jugosa por dentro. Ni siquiera lleva cebolla.

Dónde: Abastos, 32; Aranjuez, Madrid; casajose.es

tortilla-de-patatasVER GALERÍA

BAR ÍZARO
La tortilla más laureada de Bilbao (ha ganado varias veces el concurso del asunto en Bizkaia y una el campeonato nacional) se elabora en un bar chiquitín, con solo dos mesas, del barrio de Indautxu. Cuajadita por fuera y melosa por dentro. La felicidad completa (bilbaína y tortillil) es llevarse un bocata de ella al cercano San Mamés. Aunque mejor llevarse dos, porque es fina (un centímetro y medio) y uno se queda siempre con ganas de más.

Dónde: Alameda Urquijo, 66; Bilbao

CASA PERÚ
Una de las tortillas más increíbles (por ricas y por raras) de España es la que cocinan en este restaurante familiar de Bagergue, el pueblo habitado más alto del valle de Arán (1.409 metros). La hacen con huevos de su corral y con patatas de su huerto, las cuales se fríen en una sartén inmensa de hierro fundido sobre un fuego de leña de encina, cosa que les da un saborcillo ahumado deleitoso. Rústica es poco. Prehistórica.

Dónde: Sant Antoni, 4; Bagergue, Lleida; casaperu.es

Más sobre: