Bonito pueblo de Mogarraz en la sierra de Francia de Salamanca

SALAMANCA

Senderos, bodegas y mucho más en una ruta por la Sierra de Francia

Existen territorios que parecen haber nacido para guardar secretos y este es uno de ellos. Entre sus montañas, bosques, viñedos y pueblos encantadores se ocultan senderos prodigiosos y bodegas donde la uva rufete es la protagonista. Un fin de semana en la provincia de Salamanca nos servirá para desconectar y recuperar la vitalidad este otoño.

por Pepa García

Los últimos meses del año suelen presentarse con la lenta cadencia de esta estación que viste la naturaleza de tonos multicolor y nos impulsa a buscar el placer de caminar o de vivir experiencias que nos saquen de un incipiente letargo. Un rincón que se presta a levantar el ánimo es la comarca de la Sierra de Francia, que no está en el país vecino sino en la polifacética Salamanca. El motivo de este nombre no es otro que el número de franceses que se afincaron en estas tierras a finales del siglo XI con el beneplácito de Alfonso VI. Las consecuencias más evidentes se perciben en su arquitectura, con casas entramadas al estilo francés, en términos geográficos como la Peña de Francia o en apellidos como Gascón, que se siguen perpetuando por aquí.

La ruta de los Prodigios VER GALERÍA

Recorrer los kilómetros que separan la capital salmantina de este territorio regala un catálogo variado de paisajes, de construcciones típicas e incluso de modo de vida. Por la ventanilla del coche se ven fincas de ganado y dehesas antes de entrar en el micromundo que representa esta comarca llena de sorpresas tras cada curva. La vegetación y las montañas casi ocultan algunos de los atractivos turísticos más recomendables de la sierra. Sin embargo, con las indicaciones precisas podrás disfrutar de los colores otoñales y conocer rincones impregnados de magia, bodegas que resumen el esfuerzo de sus gentes y pueblecitos de postal.

No te lo pierdas: Escapadas en coche a menos de una hora de Salamanca

RUTAS SENDERISTAS CON SORPRESA

En la Sierra de Francia se pueden realizar numerosas rutas, pero algunas de ellas son tan especiales que, sin duda, destacan por méritos propios. Si eres aficionado a coger setas, aquí encontrarás tu paraíso micológico particular. Otra opción son los Caminos de Arte en la Naturaleza, cuatro itinerarios que enlazan varias localidades. El Camino del Agua une Mogarraz y Monforte de la Sierra, el Camino de las Raíces discurre alrededor de La Alberca, El Asentadero-Bosque de los Espejos enlaza San Martín del Castañar, Las Casas del Conde y Sequeros y el último es el Camino de los Prodigios.

El Camino del Agua, entre Mogarraz y Monforte de la Sierra. VER GALERÍA

Si se busca un sendero corto, apto para todos los públicos y, de verdad, lleno de magia, hay que elegir este último. Es circular, discurre entre Miranda del Castañar y Villanueva del Conde y sus 10 kilómetros permiten disfrutar del entorno de la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y de Francia, con sus robles, olivos, alcornoques, madroños, puentecitos, bancales y... ¡obras de arte! La verdadera fantasía de esta senda consiste en localizar los prodigios colocados aquí y allá, piezas artísticas de gran tamaño, acertijos, o incluso elementos del tamaño de una nuez, que han salido de la imaginación de artistas como Félix Curto, Alfredo Omaña, Marcos Rodríguez y Pablo S. Herrero. En salamancaemocion.es se puede consultar un mapa para realizar el sendero por libre.

Obra del artista Alfredo Omaña en el Camino de los Prodigios de la Sierra de Francia.VER GALERÍA

No te lo pierdas: Una cascada, un santuario y una colección de pueblos bonitos en la Sierra de Francia

LAGARES RUPESTRES

Otra propuesta para descubrir el patrimonio de la Sierra de Francia, en este caso el histórico, es hacer la ruta de los Lagares Rupestres (sanestebanrutalagares.com). En la comarca se han localizado más de cien lagares formados por dos cavidades excavadas en grandes piedras de granito. En la mayor se situaba la uva y en la otra se recogía el vino tras presionar el fruto en la primera. El itinerario completo es circular y tiene una extensión de unos 13 kilómetros (unas 5 horas de caminata). Sin embargo, podemos elegir los más cercanos a San Esteban de la Sierra y acortar la ruta. Solo dos consejos: si es posible, haz la visita guiada por Joaquín Berrocal, un gran estudioso que comparte su conocimiento de una forma amena, y lleva un buen calzado, porque hay que andar campo a través.

Ruta de los Lagares Rupestres.VER GALERÍA

EXPERIENCIAS EN BODEGAS

Brindar con una copa de vino tras hacer una ruta senderista –o durante la misma– es tan sencillo como pasar por alguna de las bodegas que salpican la Ruta del Vino de la Sierra de Francia. Son solo siete, por lo que, incluso, se puede hacer la ruta enoturística completa. Tras un día de bodega en bodega habrás descubierto tres cosas importantes: que los vinos de la DOP Sierra de Salamanca (dosierradesalamanca.es) se elaboran con uva rufete, que no es sencillo cultivar los viñedos en bancales y que el jamón de Guijuelo es un acompañamiento perfecto.

Panorámica desde los viñedos de la bodega Cámbrico.VER GALERÍA

En Mogarraz está la bodega La Zorra (vinoslazorra.es), donde elaboran ricos tintos, rosados y blancos, y además las catas se acompañan de deliciosos bocados. Vinos se pueden seguir degustando en alguna de las tres bodegas de San Esteban de la Sierra: Don Celestino, Tiriñuelo o El Abuelo Flores (bodegaelabueloflores.es), que ofrecen visitas a medida y catas en sus instalaciones. La ruta continúa después en Bodegas Rochal, de Santibáñez de la Sierra, y Cuarta Generación (bodegascuartageneracion.com), en Sotoserrano. Y el recorrido enoturístico concluye en Cámbrico (http://www.cambrico.com/), en Villanueva del Conde, que organiza paseos por sus viñedos cultivados en bancales y una cata en su moderna bodega. Las visitas se hacen por cuenta propia o bien podemos reservar una experiencia enoturística (experienciasrutadelvinosierradefrancia.com).

Visita a la bodega Cámbrico en Villanueva del Conde.VER GALERÍA

No te lo pierdas: Bodegas de autor y otras sorpresas siguiendo al río más vinícola

PUEBLOS Y SABORES DE LA SIERRA

Pero una escapada de tres o cuatro días a la Sierra de Francia, además de rutas senderistas y visitas a bodegas, tiene que incluir algunos de los pueblos más bonitos de la zona. Y uno que no debe faltar es Mogarraz (mogarraz.es), conocido como «el pueblo de las caras pintadas» por los retratos de sus vecinos que cuelgan de las fachadas. Inicialmente fueron 388 las personas que posaron para la foto en 1967, cuando tuvieron que renovar el DNI. El artista local Florencio Maíllo pintó esos cuadros a partir de unos negativos hallados por casualidad, pero las peticiones no han dejado de llegar y ya van más de 800 retratos. Además de pasear por las calles del pueblo no hay que marcharse de él sin pasar por el restaurante Mirasierra (restaurantemirasierra.com) y disfrutar de la cocina tradicional: cabrito cuchifrito, chuletas de morucha, papatas meneás o limón serrano, entre otros platos.

Mogarraz es conocido como ‘el pueblo de las caras pintadas’ por sus más de 800 reatratos en las fachadas de sus casas.VER GALERÍA

No te lo pierdas: La Alberca, el pueblo más auténtico de la Sierra de Francia

La ruta continúa en los cascos históricos de Miranda del Castañar, con sus viviendas con tramoneras y fachadas esgrafiadas; San Esteban de la Sierra, en cuya plaza Mayor se encuentra el restaurante La Botica; o Montemayor del Río, cuya magnífica fortaleza acoge el restaurante Castillo de Montemayor del Río (restaurantecastillomontemayor.com), reconocido este año con un Solete Repsol. El viaje puede terminar con las vistas del meandro Melero situado en Sotoserrano, o disfrutando de la buena mesa de El Pipero (elpipero.es), un lujazo de cocina tradicional casera junto a una piscina natural.

Meandro del río Melero.VER GALERÍA

Y para mantener en la memoria y el paladar el fin de semana en la Sierra de Francia, nada mejor que llevarse unos recuerdos gourmet: jamón o embutidos ibéricos, hornazo, perrunillas o el excelente aceite Soleae.

Panorámica de la localidad de Miranda del Castañar.VER GALERÍA

No te lo pierdas: Montemayor del Río, Béjar y Candelario, tres pueblos serranos para desgranar en una ruta en coche