paseo-fluvial-jucar

IDEAS PARA TUS ESCAPADAS

Paseo fluvial por el Júcar, la otra cara acuática de Valencia

El río Cabriel desemboca en el Júcar en el municipio de Cofrentes, a 100 kilómetros de Valencia. A partir de allí forman un gran caudal que se cuela por uno de los parajes más agrestes y desconocidos de la comunidad valenciana. Bosque mediterráneo y paredes cortadas a pico solo accesibles en un recorrido en barco acristalado. Una buena excusa para visitar una comarca singular.

por hola.com

El Cabriel nace en los Montes Universales, en la provincia de Teruel, cerca de donde también nace el Tajo y el propio Júcar. Y se une a este en el valle de Ayora-Cofrentes, uno de los más remotos y desconocidos de la comunidad. Tanto que a él se accede más fácil desde Almansa, en la llanura albaceteña, que desde la capital provincial, de la que le separa el macizo del Caroche. El valle no es valenciano-parlante, porque fue repoblado con aragoneses. Y en vez de paella, el plato local por excelencia es el gazpacho ayorino, muy parecido al manchego. Sin embargo, pertenece al Reino de Valencia desde tiempos de Jaime I y se siente tan  valencià  como el que más, aunque un poquito olvidado en esta esquina suroeste de la comunidad.

pueblo-de-cofrentes-y-castillo-medieval-valenciaVER GALERÍA

Para leer: Excursiones imprescindibles de primavera a 1 hora de Valencia

RECORRIDO EN BARCO

De la presa de Cofrentes, que regula el cauce del Júcar, parte un barco turístico (cofrentes.es) que recorre la garganta de piedra por la que el río penetra para salvar la rugosidad de esta comarca de serranías agrestes. Funciona a diario en verano y durante el resto del año solo los fines de semana y se ha convertido en uno de los recursos turísticos más demandados del valle. El paseo dura un par de horas por un paraje soberbio y cortado a pico. La profundidad del río es enorme aquí, hasta 75 metros de agua; la altura de las paredes de caliza que lo constriñen, también.

paseo-en-barco-por-el-rio-jucar-valenciaVER GALERÍA

En lo alto de uno de los más grandes murallones de roca, se ve el castillo de Chirel, una fortaleza de cuento enclavada en un sitio imposible. El recorrido termina en la presa de Cortes de Pallars, donde uno se puede pasar el día caminando por algunos de los senderos señalizados en la sierra y retornar al punto de partida con el último barco.  

PASEO POR AYORA

Tras el paseo en barco se puede visitar la capital de la comarca, Ayora, de cuyo pasado como cabeza de un señorío medieval conserva aún un entramado de calles frescas y ondulantes en el barrio de los Altos y una soberbia iglesia renacentista, una de las mayores de Valencia en su estilo. Hoy vive de la agricultura y, sobre todo de la miel, verdadero motor económico de la comarca. También de interés es el Abrigo de Tortosillas, cuyas pinturas rupestres forman parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. 

jardin-de-ayora-valenciaVER GALERÍA

CUEVA DE DON JUAN

Otro lugar de interés es esta joya geológica situada en el término municipal de Jalance, que a la memoria del pasado prehistórico del mesolítico suma la fascinación por adentrarse en el interior de la tierra. El itinerario por su interior es guiado, tiene unos 500 metros y comienza en la meseta de la Luna, sigue por el salón Gótico y el lago de los Deseos, y alcanza la sima del Infierno y la gruta del Diablo (cuevasturisticas.es/cueva-de-don-juan).

EL MEJOR MIRADOR 

Cerca de la Cueva de Don Juan, Las Ventanas del Júcar se descubre este importante mirador que permite tener la mejor panorámica de los cañones que el río dibuja en este tramo. Otro mirador próximo se asoma al barranco del Agua y al municipio de Jalance.

entorno-de-cofrentes-valenciaVER GALERÍA

Para leer: Una ruta de agua y vino que no te esperas en el interior de Valencia

PARA DESCANSAR

Salud y bienestar se funden en el edificio histórico del Balneario Hervideros de Cofrentes (balneario.com). Urbano y elegante es el hotel Elegance Almansa (elegancehotelsinternational.com), con 70 habitaciones que conjugan arquitectura e interiorismo, restaurante y spa.      

PARA REPONER FUERZAS   

Si después de tanto paseo fluvial y subterráneo entra hambre, como buena zona serrana, aquí se come en abundancia. Lo más auténtico es el perro, sí, así se llama un embutido local similar al morcón. O la guarra, un híbrido autóctono entre la morcilla y la longaniza. En Ayora, el Restaurante 77 (restaurante77.es) ofrece sabrosas carnes y pescados frescos, junto a p latos típicos de la comarca como el gazpacho ayorino, el relleno de ayora, la paella ayo… Otro buen lugar para comer es el   Mesón de Pincelín (pincelin.com) de Almansa, cuya cocina respeta al pasado y se abre al futuro.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.