ceuta-muralla

Dos días descubriendo Ceuta, la ciudad de las cuatro culturas

A solo veinte kilómetros de las costas andaluzas y en mitad de dos mares y dos vientos, la ciudad autónoma es mucho más que la puerta de África. A lo largo de su historia se ha ganado con esfuerzo ser la ciudad de la convivencia entre culturas. Esa mezcla de razas y acentos ha dejado un poso patrimonial de excepcional valor que en dos días puedes descubrir. 

by hola.com

Cuenta la leyenda que en Ceuta se asentaba una de las columnas de Hércules y que por este lugar pasó Ulises en su regreso a Ítaca. De lo que no cabe duda es de que fue habitada por las principales culturas que a lo largo de los tres últimos milenios engrandecieron el Mediterráneo. La ciudad está rodeada de agua salada. Y en su territorio, ordenado entre las dos orillas del istmo, caben las evidencias de su pasado militar, interesantes espacios naturales protegidos, un nutrido catálogo de edificios de arquitectura regionalista e historicista y una moderna ciudad que ha puesto sus ojos en el mar. 

PRIMER DÍA

Lo primero es situarse en la zona más estrecha del istmo, porque es en este lugar donde fueron levantadas entre los siglos XVI y XVIII las Murallas Reales. En la plaza de armas del conjunto monumental, el Revellín de San Ignacio, abre sus puertas una de las sedes del Museo de la Ciudad, que da para entretenerse un buen rato de la mañana. Paseando por el recinto fortificado se contempla además el foso navegable que lo secciona por su mitad y une las aguas del Atlántico y el Mediterráneo.

Para seguir viendo arte, está también la otra sede del Museo de la Ciudad, situada en el paseo del Revellín, 30, que ocupa un edificio neoclásico de principios del siglo XX. Mientras, en el Museo de la Legión (Pº de Colón, s/n), donde se da cuenta de la vinculación que este cuerpo del Ejército siempre ha tenido con la ciudad. 

Llega la hora de dirigirse a la plaza de África, el corazón urbano de Ceuta. En su mismo centro se alza el mausoleo en honor a las víctimas de la guerra de África (1860) y, a su alrededor, los monumentos más importantes de la ciudad: la catedral de la Asunción –en cuyo interior sobresalen sus capillas de estilo barroco–, el santuario de Santa María de África, el palacio de la Asamblea, la Comandancia Militar y el Parador de Turismo. 

También interesante es visitar los restos arqueológicos de la basílica tardorromana, en la plaza Santa María de Gracia, uno de los escasos testimonios del cristianismo en el norte de África.

La tarde puede dedicarse al Parque Marítimo del Mediterráneo. La que fue la última obra del artista canario César Manrique, es uno de los centros de ocio más completos de España y está articulado en torno a tres lagos artificiales de agua salada. Al lado del él toman asiento el poblado marinero y el puerto deportivo.

SEGUNDO DÍA

Para empezar bien la mañana buena ida es tomar distancia y subir al monte Hacho, uno de los grandes símbolos de Ceuta, porque desde las murallas de la fortaleza que la corona se divisa una hermosa vista de los alrededores. 

A sus pies se encuentra el castillo del Desnarigado, que toma su nombre de un pirata que lo habitó en el siglo XV. Su interior ha sido adaptado como museo militar donde se muestran recuerdos de las diferentes armas y cuerpos del Ejército español.

Si el tiempo acompaña y, aunque no sea para bañarse, hay que acercarse a las playas atlánticas, que son más frías y agitadas que las que miran a la orilla mediterránea, pero de gran belleza, como las de Benítez, Calamocarro y Punta Blanca. Están a la salida de la ciudad, en dirección a Benzú, una pintoresca aldea marinera situada frente a las costas del estrecho de Gibraltar en la que se puede acabar la tarde de la mejor manera. Y es que, al lado de la playa y a los pies de la montaña Yébel Musa (la llamada mujer muerta), hay un puñado de bares donde sirven los mejores pinchitos morunos, té y pastelitos árabes. 

GUÍA PRÁCTICA 

Cómo llegar 

Desde el puerto de Algeciras zarpan las embarcaciones de las tres compañías navieras que recorren el estrecho de Gibraltar y llegan a Ceuta en 45 minutos. También se puede llegar en helicóptero desde Algeciras (7’) y desde el aeropuerto de Málaga (35’) con Helity (helity.es).

Dónde dormir

En el Parador Hotel La Muralla (parador.es). Junto al mar y de aire andalusí, está adosado a las antiguas Murallas Reales y disfruta de espectaculares vistas al mar y al casco antiguo. En pleno centro de la ciudad, junto al puerto marítimo, el Hotel Ceuta (ceutapuertadeafrica.com). Y en el corazón comercial, Ulises Hotel (hotelulises.com). 

Dónde comer

En Bugao (restaurantebugao.com), cuyo chef es capaz de sorprender a los paladares más exigentes basándose en la calidad del producto, sobre todo, del rico litoral ceutí, y en las nuevas técnicas. También buena elección son el mesón Alberto Ceuta (Av. África, 19) y El Velero (restauranteelvelero.es), donde probar la cocina tradicional con un toque moderno y creativo.