Martín Fuentes, un papá de tiempo completo