andres-gtres

El juez desestima archivar la demanda contra el príncipe Andrés

Si no llega a un acuerdo con Virginia Giuffre, el duque de York podría ir a juicio y se convertiría en el primer miembro de la Familia Real británica en sentarse en el banquillo de los acusados

por B. Moreno

El príncipe Andrés no empieza el año de la mejor manera posible ya que un tribunal de Nueva York ha rechazado este martes archivar la denuncia presentada contra el hijo de Isabel II por los supuestos abusos cometidos contra Virginia Giuffre, cuando esta era menor de edad y se encontraba dentro de la red de Jeffrey Epstein. El juez ha desestimado el recurso presentado por los abogados del duque de York que se ampraban  en el acuerdo de confidencialidad suscrito entre las partes hace más de una década. La demanda civil interpuesta por Virginia Giuffre continúa adelante y acabará en juicio si el duque de York no consigue llegar a un pacto con ella.

- La alegría del príncipe Andrés en medio de su 'guerra' judicial

andres2-gtresVER GALERÍA

El juez acusa a los abogados del príncipe Andrés de intentar retrasar el caso Epstein

El Príncipe ha negado desde el principio estas acusaciones y ha tratado de anular la denuncia civil presentada por Virginia, poniendo en duda el lugar de residencia de la demandante, que no sería Estados Unidos si no Australia, y apelando como principal argumento a un pacto extrajudicial suscrito por Virginia Giuffre y el multimillonario Jeffrey Epstein en 2009 y según el cual la víctima habría acordado no emprender ninguna acción legal contra otras personas, tras recibir del magnate la cantidad de 500.000 dólares, unos 442.850 euros, para que retirara su denuncia por los supuestos abusos sexuales que sufrió cuando era menor.

El juez del distrito Lewis Kaplan ha concluído en su fallo, que ha comunicado por escrito, que: "Por las razones anteriores, la moción del acusado para desestimar la denuncia o para una declaración más definitiva se niega en todos los aspectos”. El magistrado ha concluido que es prematuro determinar en qué medida el citado acuerdo puede afectar al proceso en marcha. "Las partes han articulado al menos dos interpretaciones razonables de palabras clave", ha esgrimido. En este sentido, el juez Kaplan considera "ambiguos" los términos incluidos en el acuerdo, por lo que el examen al detalle "debe esperar a futuros procedimientos", tal y como informan desde la agencia de noticias Bloomberg. La decisión del juez implica que los abogados del hijo de Isabel II deberán presentar las pruebas solicitadas por la acusación en caso de que decidan seguir haciendo frente a la denuncia y no opten por un acuerdo, lo que podría demorar meses e incluso años el proceso.

Los abogados de Virginia Giuffre presentaron la demanda civil en la que solicitaban una indemnización por daños no especificados en un tribunal federal, donde los documentos judiciales afirman que Epstein la "prestó con fines sexuales", incluso cuando aún era menor de edad según la ley estadounidense. El equipo de abogados del príncipe Andrés había argumentado al respecto durante una audiencia por videoconferencia que el acuerdo confidencial que había firmado previamente con Epstein, puso fin a su derecho a perseguir a cualquier otra persona. El documento, que se hizo público el lunes 3 de enero, detalla cómo Virginia recibió el pago hace 13 años y acordó "absolver, satisfacer y liberar para siempre" al millonario, que se quitó la vida en prisión en agosto de 2019, y a "cualquier otra persona o entidad que podría haber sido incluida como posible acusado".

Si no llegan a un acuerdo antes de juicio, el príncipe Andrés será el primer miembro de la Familia Real británica que se siente en el banquillo de los acusados, un gran varapalo para la Corona. El príncipe Andrés ya renunció en noviembre de 2019 a sus funciones públicas como miembro de la Familia Real, después de una polémica entrevista en la BBC en la que intentó marcar distancias con la trama de Epstein.

andres3-gtresVER GALERÍA

Los antecedentes del caso

El pasado mes de septiembre el príncipe Andrés recibía la denuncia de Virginia Giuffre. En la demanda le acusaba de abusar de ella en la casa de la socialité Ghislaine Maxwell en Londres y en las propiedades de Jeffrey Epstein en Nueva York y en Little St James, su isla privada del Caribe. Indicaba que, aunque tenía 17 años cuando se produjeron los hechos, seguían causándole "una gran angustia, daño emocional y psicológico" y reclamaba daños que podrían ascender a millones de euros en caso de que la Justicia le diera la razón.

Sin embargo, el equipo legal del Príncipe siempre ha sostenido que "pudo ser víctima de Epstein" pero que su defendido "nunca abusó o agredió sexualmente" de ella y solicitaban que "el tribunal realice un argumento oral sobre su solicitud". Además, según recogía Page Six, la acusaban de haber trabajado para Jeffrey Epstein consiguiéndole mujeres y no de ser una de las "esclavas sexuales" de la red de tráfico creada por el multimillonario neoyorquino.

El pasado mes de octubre, el príncipe Andrés conseguía un respiro judicial ya que Scotland Yard decidía no investigarle más en relación a su implicación en el caso Epstein. Una decisión que se tomó después de que la Policía de Londres hubiera revisado varios documentos a petición de Virginia Giuffre y no encontraran indicios para continuar con la investigación. Andrés de York siempre ha negado rotundamente las acusaciones y su equipo legal, que amplió recientemente, ha trabajado sin descanso para que la causa se desestime también otro lado del océano, algo que, por el momento, no han logrado.