carlos-getty

Carlos de Inglaterra, el príncipe que aspira a modernizar la monarquía, cumple 73 años: estos son sus planes como futuro rey

Hay quien duda de que el heredero de la corona británica llegue a reinar algún día, pero él siempre ha tenido claro su destino y tiene muchos planes para cuando alcance el trono

por L.F.S.

Hace tiempo que el príncipe Carlos superó la edad de jubilación. Ahora, ha cumplido 73 años y el destino para el que se ha preparado toda su vida aún no ha llegado, afortunadamente claro, ya que la Reina, a sus 95 años, atraviesa algunos problemas de salud que la han obligado a descansar, pero su recuperación parece más que favorable. En cualquier caso, el heredero nunca deja de ser consciente de la tarea que le viene encomendada desde su nacimiento y desde hace varios años perfila sus planes para cuando llegue el momento de ocupar el trono.

Carlos de Inglaterra revela la última conversación que tuvo con su padre poco antes de que falleciera 

Sus índices de popularidad en Reino Unido nunca han estado por las nubes, en cambio los de su hijo, el príncipe Guillermo y su esposa Kate Middleton los convierte en los favoritos de los británicos para suceder a Isabel II. Aún así, no parece una posibilidad que el príncipe de Gales vaya a esquivar la corona cuando llegue el momento. Prueba de ello son todas las propuestas que ha ido desgranando a lo largo de los años con el objetivo de acercar la monarquía a los ciudadanos y adaptar la institución a los tiempos en la medida de lo posible. Para ello, entre otras cosas, tiene la intención de abrir las puertas de los palacios al público. 

Según reveló recientemente el Daily Mail, Carlos de Inglaterra tiene intención de reducir la familia real, una tendencia muy en voga en las monarquías europeas, que tienden a limitar el número de miembros con funciones de representación de la Corona. Esta reestructuración estaría ligada a su idea de redistribuir las residencias reales. Él y la duquesa de Cornualles se mudarían a un apartamento dentro del palacio de Buckingham, conservando su preciada casa de Highgrove en Gloucestershire, donde suele dar rienda suelta a su pasión por la jardinería y la agricultura ecológica, y también la de Birkhall en Escocia. Según los planes del heredero, el príncipe Guillermo y su familia se irían al castillo de Windsor, donde actualmente reside la Reina desde el año pasado. 

Carlos de Inglaterra con su esposa, su hijo y su nueraVER GALERÍA

No obstante, el heredero es consciente de que cuando la reina ya no esté y sus nietos aún sean pequeños, habrá bastantes residencias reales desocupadas la mayor parte del tiempo. Por tanto, una de sus ideas más innovadoras es abrir buena parte de esas residencias al público, como forma de acercar la corona a los ciudadanos y hacerles partícipes de ese patrimonio, siempre salvaguardando la intimidad y privacidad de los royals. Estos planes, según el mismo diario británico, ya los ha consultado con su esposa Camilla de Cornualles y con el duque de Cambridge, tercero en la línea sucesoria.

Carlos de InglaterraVER GALERÍA

En cuanto a la clase de rey que será, el príncipe Carlos ya ha dado algunas pistas en 2018 en un documental que grabó para la BBC con motivo de su 70º cumpleaños. Entre otras cosas, dejó claro que conoce perfectamente cuál es el papel de un jefe del Estado y las diferencias con la posición que ocupa ahora. Involucrado en muchas campañas benéficas y especialmente comprometido con la lucha contra el cambio climático, es consciente de que como jefe del Estado no podrá continuar con su activismo. “No, no lo hare, no soy tonto, me doy cuenta de que es una actividad separada de ser soberano, entiendo perfectamente cómo debe funcionar…”, aseguró tajante, convencido a la vez de que sus hijos -en aquel momento el príncipe Harry aún no se había desvinculado de la casa real- cogerán el testigo de sus reivindicaciones. En cualquier caso, no tiene prisa. John Bridcut, uno de los encargados de rodar el documental, ya advirtió en su momento: “Aquellos que piensan que está desando ser Rey se equivocan. No es algo que se muera por asumir, ya que inevitablemente surgirá después del fallecimiento de su madre”.