Isabel II apoya la decisión de Harry y Meghan

La reina Isabel II apoya la decisión de Harry y Meghan

Los Duques de Sussex cumplirán su deseo y vivirán entre Reino Unido y Canadá

by Marina Ortiz Cortés

Tras una importante reunión en Sandringham para resolver la crisis que se ha producido en la Familia Real británica, la Reina enviaba un comunicado en el que ha anunciado que apoya al príncipe Harry y a Meghan en su decisión de tomar un nuevo camino. Según sus palabras, las conversaciones ene l seno de la familia han sido constructivas en lo que respecta al futuro de su nieto y la familia de este. Además, Isabel II se mostraba de acuerdo con que quieran emprender una vida separada de la Monarquía.

La difícil posición del duque de Sussex

Isabel II apoya a Harry y MeghanVER GALERÍA

Finalmente, los Duques de Sussex podrán hacer aquello que deseaban: situar su hogar entre Canadá y Reino Unido durante lo que será un periodo de transición, y no recibir fondos públicos para financiar su nuevo estilo de vida. Aunque Isabel II ha confesado que les hubiera gustado que los dos siguieran formando parte de la Familia Real a tiempo completo, "respetan y comprenden" su intención de ser independientes mientras siguen siendo una parte valiosa de la familia.

Pese a que la Reina ha dejado claro que son cuestiones complejas de resolver y que aún queda mucho por hacer, ha insistido en que se tomarán decisiones finales en los próximos días al respecto. El comunicado revelaba que la Monarca está dispuesta a apoyar a su nieto y a la esposa de este, aunque no haya sido fácil para ellos el hecho de que hayan tomado este camino.

El comunicado completo:

"Hoy mi familia ha tenido conversaciones muy constructivas sobre el futuro de mi nieto y su familia. Mi familia y yo apoyamos completamente el deseo de Harry y Meghan de crear una nueva vida como la familia joven que son. Si bien hubiéramos preferido que siguieran siendo miembros de la Familia Real, trabajando a tiempo completo, respetamos y entendemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia sin dejar de ser una parte valiosa de mi familia. Harry y Meghan han dejado en claro que no quieren depender de fondos públicos en sus nuevas vidas. Por lo tanto, se acordó que habrá un periodo de transición en el que los Sussex pasarán tiempo en Canadá y el Reino Unido. Estos son asuntos complejos que mi familia debe resolver, y aún queda mucho trabajo por hacer, pero he pedido que se tomen decisiones en los próximos días".

Isabel II apoya a Harry y MeghanVER GALERÍA

Punto por punto, el contrato que los duques de Sussex tendrán que abordar para tener su nuevo estatus

¿Qué queda por establecer?

El príncipe Harry y Meghan "creen profundamente en el papel de la Monarquía y su compromiso con su Majestad la Reina es inquebrantable"según reza en su página web, pero su nueva situación podría significar que renunciarán voluntariamente a la dignidad de Altezas Reales y retendrán el título de duques de Sussex de cortesía.

Su labor dentro de la Commonwealth también está en juego. Los duques de Sussex fueron nombrados presidente y vicepresidenta de la Commonwealth Trust por la Reina y queda en el aire saber si su nueva vida será compatible con estos cargos. Como quieren ser independientes en el ámbito fiscal, falta saber de qué forma pagarán sus impuestos y de dónde vendrá su dinero, teniendo en cuenta que hasta este momento han recibido la conocida como Sovereign Grant e ingresos del Ducado de Cornualles. 

Los Duques de Sussex desean que Frogmore Cottage siga siendo su residencia, pero forma parte del patrimonio de la Reina y por tanto este tiene que ser necesariamente otro de los temas a concretar. También su seguridad, puesto que si viven fuera del país la Policía no se hará cargo de ello. 

- Lee todos los detallescambiarán con su nuevo estatus

La cumbre en Sandringham

La reunión comenzaba en torno a las 15:00 horas después de que el príncipe Harry entrase a la casa de Sandringham alrededor de las 11:20 de la mañana por la puerta trasera para sortear a los medios de comunicación apostados a las puertas de la residencia. Allí se encontraba con la reina Isabel II, Carlos de Ingleterra -que acaba de llegar de dar el último adiós al sultán de Omán fallecido este fin de semana- y el duque de Cambridge, que hacía su entrada por una puerta lateral 15 minutos antes que su hermano. Todo envuelto en la discreción esperada, el final de las conversaciones lo marcaba la salida de los príncipes Harry, Guillermo y Carlos en coches separados.

Al mismo tiempo salían otros, como Eugenia y Beatriz de York o el duque de Edimburgo, retirado ya de sus funciones, a quien se veía por primera vez desde que abandonara el hospital el pasado 24 de diciembre después de un ingreso de unos días. Así, dejaban libertad a los miembros 'senior' de la Casa Real para discutir los pormenores de esta nueva situación.

La reunión se celebraba por la tarde teniendo en cuenta la diferencia horaria con Canadá, donde se encuentra Meghan Markle, para facilitar así su participación por vía telefónica.

La reina Isabel II apoya la decisión de Harry y MeghanVER GALERÍA

El acelerante de la ruptura

Todo esta polémica comenzaba el pasado miércoles 8 cuando los Duques de Sussex publicaban un comunicado diciendo que este 2020 comenzaba para ellos como un año de transición marcado por su decisión de dejar de ser miembros 'senior' de la Casa Real. Aseguraban querer ganar independencia financiera y poder vivir entre Reino Unido y Canadá, además de lanzar su propia asociación benéfica, mientras seguían al servicio de la Reina si era menester.

Ese mismo día Isabel II contestaba diciendo que aunque entendían el deseo de tomar un enfoque diferente, las conversaciones estaban aún en una etapa temprana. Desde entonces no han cesado las informaciones, algunas incluso desmentidas por parte de la Familia, como ha sido el caso de esta mañana, cuando los príncipes Harry y Guillermo han querido negar el supuesto acoso que habría ejercido el hermano mayor contra los Sussex.

Loading the player...

El lugar de la reunión, una biblioteca llena de recuerdos para el príncipe Harry y la reina Isabel II