Duques de Sussex perros

¡Un mimo, por favor! Harry y Meghan en el recibimiento oficial que no habíamos visto

Los duques de Sussex se encuentran con el Presidente irlandés, la Primera Dama y sus dos perros, los protagonistas de la mañana

by hola.com

Si bien los miembros de la realeza están acostumbrados a ser recibidos a lo grande, sin duda los Duques de Sussex se sorprendieron con el recibimiento que tuvieron este miércoles en su segundo viaje oficial a Irlanda. El encuentro fue toda una novedad, algo que le agradó mucho al público, en especial para los amantes de los perros como Meghan Markle

Para la ocasión, la duquesa de Sussex lució un vestido Roland Mouret que recordaba a su último vestido de soltera. El príncipe Harry y su esposa llegaron a las 9:30 (hora local) a Áras an Uachtaráin, la residencia oficial del presidente, un palacio ubicado en el parque Fénix, al norte de Dublín. Allí se encontraron con el presidente de Irlanda, Michael D. Higgins y su mujer, Sabina Higgins. Los duques no sabían que también serían recibidos por otra pareja más interesada en conseguir una caricia que posar para la foto oficial.

duques-perros-igVER GALERÍA

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA VER TODAS LAS FOTOS

Se trata de los perros del Presidente, Shadow y Brod, quienes de inmediato saludaron muy cariñosos a Harry y a Meghan como solo ellos saben. Los duques de Sussex no fueron indiferentes con estos dos pastores de Berna, la raza favorita de Higgins. De hecho, la Duquesa es una amante de los perros y para muestra de ello está Guy y Bogart, caninos que rescató de una vida sin hogar cuando era actriz y vivía en Canadá. Higgins hizo lo mismo con Shadow que se quedó sin casa cuando sus dueños emigraron en busca de trabajo en el año 2012. Desde entonces, estos amigos peludos se ha convertido en toda una celebridad nacional y hacen las delicias de grandes y pequeños en las visitas a la residencia.

duques-irlanda-grosbyVER GALERÍA

Después del grato encuentro, Harry y Meghan firmaron en el libro de visitas en la Sala de Recepción del Estado y luego dieron un paseo por los jardines de la residencia para tocar la Campana de la Paz, erigida hace diez años para conmemorar el Acuerdo de Belfast. Como era de esperarse, el paseo fue guiado por los dos perros, quienes se mostraron emocionados de tener compañía en su jardín y de que los invitados les prestaran atención. 

Más sobre: