La parada sorpresa de los Reyes y sus hijas en Piedrafita de Babia

Te contamos todos los detalles de la parada sorpresa de los Reyes y sus hijas en Piedrafita de Babia

Antes de visitar el pueblo ejemplar de esta edición de los Premios Princesa de Asturias, Santa María del Puerto, la Familia Real hizo un breve alto en esta localidad leonesa

por hola.com

Los Reyes y sus hijas hicieron una parada en Piedrafita de Babia, antes de visitar el pueblo ejemplar de esta edición de los Premios Princesa de Asturias, Santa María del Puerto, una localidad que pertenece al concejo de Somiedo y que está situada en el límite con la provincia de León, a 1.486 metros de altitud junto a los montes de Babia. La Familia Real fue fotografiada a su llegada a este municipio leonés, provocando un gran revuelo entre los vecinos. Doña Letizia, acompañada de la princesa Leonor y la infanta Sofía, pasaron al Hostal Babieca mientras el Rey las esperaba fuera saludando a los lugareños y haciéndose fotos con ellos, tal y como ha desvelado a ¡HOLA! Graciela Niño, propietaria del lugar. "Ha sido una experiencia muy buena y única. No esperábamos la visita. Fue totalmente por sorpresa", nos ha dicho. 

La parada sorpresa de los Reyes y sus hijas en Piedrafita de BabiaVER GALERÍA

- El gesto más bonito de Leonor y su hermana Sofía en la gala de los Premios Princesa de Asturias

- El efusivo reencuentro de doña Sofía con Leonor en los Premios Príncesa de Asturias

Estaba previsto que los Reyes y sus hijas viajasen en helicóptero desde Oviedo hasta el municipio de Villablino (Castilla y León) o hasta Meroy (Castilla y León) para luego seguir el trayecto hasta Santa María del Puerto por carretera, pero las condiciones meteorológicas lo impidieron. El viaje en coche fue por tanto más largo de lo previsto y por eso hicieron una breve parada en Piedrafita de Babia. "Tenían el aterrizaje a diez kilómetros de aquí y no pudieron aterrizar por la niebla que había. Entonces decidieron venir en coche y la gente del pueblo se acercó a verles", nos ha contado Graciela. 

La parada sorpresa de los Reyes y sus hijas en Piedrafita de BabiaVER GALERÍA

Tal y como nos ha explicado la propietaria del Hostal Babieca, los Reyes y sus hijas llegaron a Piedrafita de Babia "a las 11:03 horas y estuvieron unos 20-25 minutos". En ese tiempo, "no tomaron nada". Doña Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía "subieron a las habitaciones y estuvieron un rato". Don Felipe, mientras tanto, estuvo fuera "saludando y haciéndose fotos con la gente que había". 

El bonito reencuentro de los Reyes con la familia de un joven sanitario fallecido durante la pandemia

¡Sorpresas y mucha emoción! Te contamos todas las anécdotas de la visita de la Familia Real al pueblo ejemplar

Los cuatro, en palabras de Graciela, "fueron muy cercanos, atentos, cariñosos y no se dieron ninguna importancia". Además, Leonor y Sofía, de 15 y 14 años, "fueron muy majas" y no dudaron en hacerse esta foto en el interior del Hostal Babieca con su dueña. "Confiamos en que esta visita pueda traer más gente a Babia", ha deseado Graciela. 

La parada sorpresa de los Reyes y sus hijas en Piedrafita de BabiaVER GALERÍA

Tras esta breve parada, la Familia Real puso rumbo a Santa María del Puerto. A las 11: 45 horas fueron recibidos por el alcalde de la localidad, Belarmino Fernández Fervienza, y comenzaron su visita. En el recorrido, la infanta Sofía recibió una grata sorpresa al descubrir una placa en la que ponía: 'Mirador de la infanta Sofía'. La princesa Leonor, por su parte, pronunció un nuevo discurso. "Hemos disfrutado mucho con todos vosotros de lo que nos acabáis de mostrar y de la belleza de un lugar que tiene nuevas energías con las familias más jóvenes que os habéis quedado aquí para salir adelante con la ganadería", dijo. Como broche de oro a su estancia en Santa María del Puerto, el Rey también dedicó unas palabras de agradecimiento por la cariñosa acogida de todos sus habitantes. 

Loading the player...

¡Sorpresas y mucha emoción! Te contamos todas las anécdotas de la visita de la Familia Real al pueblo ejemplar