Don Felipe y doña Letizia apuestan por los 'selfies', mientras que Isabel II los prohíbe

Esta práctica se ha convertido en algo habitual en cualquier evento público y los Reyes nunca dicen que no

by hola.com

¿Quién no se ha hecho un selfie? Muy pocos levantarían la mano porque esta práctica es cada vez más habitual no sólo entre amigos. Las típicas fotos que se hacían antes de un personaje conocido desde la lejanía han dado paso a ese atrevimiento de pedir al interesado que pose contigo. ¡Y casi ninguno se niega! ¿O tal vez sí?

Los 3 reyes majos.

Una foto publicada por Risto Mejide (@ristomejide) el

Nuestros Reyes, don Felipe y doña Letizia, no han dicho que no a esta práctica, mostrando así su cercanía y naturalidad, dándole ese aire nuevo a la monarquía española. En diversos actos a los que han acudido, no han dudado en hacerse una foto con quien se lo ha pedido, ya fuera una persona anónima u otra conocida.

Premios Nacionales del deporte! Con Su Majestad la Reina Letizia!

Una foto publicada por Carla Pereyra (@carlitaperey15) el

En ocasiones han permanecido más de una hora respondiendo a esos gritos de “una foto” y “aquí por favor”. La última ha sido en la entrega de los premios Princesa de Girona, en la que posaron con el conocido presentador Risto Mejide.

reyes-selfie3VER GALERÍA

Sin embargo, no toda la realeza es igual de accesible. Así como nuestros Monarcas (también la reina Máxima de Holanda ha protagonizado algunos selfies) no tienen ningún problema en dejarse ver de cerca, la Casa Real inglesa mantiene un poco más las distancias. Tal vez será por mantener la tradición o porque sea excesivamente prudente, quizá es que las nuevas tecnologías son algo más cercano a la gente joven. Sea como sea, la reina Isabel II se muestra reacia a este tipo de fotos compartidas.

reina-isabel1VER GALERÍA

En su visita oficial a Alemania de esta semana se recordó a los ciudadanos que los selfies no estaban permitidos y, de hecho, en una fiesta privada que organizó la Reina con motivo de este viaje se informó a los invitados de que, entre las directrices que debían seguir, estaba la de “nada de fotos” con cámaras personales. Muchos se tuvieron que conformar con tomar la instantánea desde la distancia.