¡Una tiara libre de velo! La impactante joya que la Princesa Eugenia usó en su boda

by Geraldine Eledon

Sin velo...¡y sin la tiara de su madre! La llegada de la Princesa Eugenia a la capilla de St. George en el Castillo de Windsor ha permitido conocer el otro gran secreto de la boda –siendo el primero el vestido-: la tiara que la novia eligió para su día. Y a diferencia de su madre, la royal no llegó con la joya cubierta por una enorme corona de flores sino todo lo contrario al lucir su rostro -y belleza- en su máximo esplendor con una pieza prestada por la Reina Isabel II.

¿La joya de la que todos hablan? La espectacular tiara Greville Kokoshnik de esmeraldas, la cual combinó a la perfección con los ojos de la Princesa, resaltando su tono verde gracias a las piedras preciosas que esta legendaria pieza tiene incrustadas. La diadema fue creada por la prestigiosa firma de joyería Boucheron en 1921 para Margaret Greville, una filántropa británica, y después fue heredada por la Reina Madre en 1942 para pasar después a la actual soberana.

tiara-princesa-eugenia-boda-noviaVER GALERÍA

El diseño de dicha tiara fue inspirado en el popular estilo kokoshnik de la Corte Imperial Rusa de ese entonces. La pieza está hecha de diamantes cortados en pavé y rosa incrustados en platino, con seis esmeraldas en cada lado, teniendo una grande en el centro. Sin embargo, eso no fue lo único brillante que Eugenia usó, pues la Princesa coordinó su look con aretes de diamantes y esmeraldas en forma de gota, los cuales fueron un regalo de su ahora esposo, el empresario Jack Brooskbank.

¿Lo curioso? Es que Eugenia 'rompió' una tradición de novia al omitir el clásico velo que muchas suelen usar en este día tan especial. Y aunque se desconoce la razón de esta peculiar decisión, lo cierto es que la belleza -y sobre todo ojos verdes- de la Princesa resaltaron al máximo, luciendo de lo más fresca así como radiante sin este accesorio.

princesa-eugenia-tiara-novia-boda-capillaVER GALERÍA

Notas relacionadas:

 

Así, Eugenia escribe su propia historia de amor en su boda, optando por un look minimalista a diferencia de su madre, Sarah Ferguson, quien para su boda con el Príncipe Andrés llegó al altar de la Abadía de Westminster con una gran corona de gardenias perfumadas, la cual escondía una espectacular tiara que mostró al salir de dicho lugar. “Ese fue mi momento Cenicienta”, declaró con nostalgia después de la boda. Sin duda, ¡Eugenia no pudo usar mejor tiara que ésta!

princesa-eugenia-boda-vestidoVER GALERÍA

Más sobre: