Un nuevo día, un nuevo traje que se suma a la colección de Kate

La Princesa de Gales, Kate Middleton, ha confiado en su look de trabajo predilecto para su más reciente compromiso

Por Carolina Soto

Si durante el verano pudieron tomarse un breve respiro, con la vuelta al trabajo, los Príncipes de Gales han retomado su agenda al cien por ciento. Kate Middleton ha tenido todo tipo de apariciones desde que su familia regresó de Balmoral, desde su viaje a Francia para asistir al partido de Inglaterra en el Mundial de Rugby, hasta aquella aparición en una prisión de Gran Bretaña, en donde presentó por primera vez el cambio de imagen que había decidido adoptar en su codiciada cabellera. Es así como de a poco, la Princesa de Gales ha mantenido el ritmo que se impusiera en su vida hace exactamente un año ante la partida de la Reina Isabel y la nueva posición del Príncipe William como heredero al trono británico. Si en las últimas semanas, los Príncipes de Gales habían tenido algunas apariciones en conjunto, esta semana las cosas han sido diferentes, con el viaje de William a Estados Unidos para la celebración de su Earthshot Prize, evento que estará rodeado por distintas apariciones del heredero al trono británico, quien no tiene planes de encontrarse con su hermano menor, quien vive en la otra costa de aquel país. Mientras que, el año pasado, Kate realizó el viaje con su marido, esta vez se ha quedado en casa para cumplir con su propia agenda, como lo ha hecho esta mañana. Después de vivir su momento Top Gun a inicios de esta semana con una visita a la Royal Naval Air Station Yeovilton, esta mañana la Princesa visitó Streets of Growth, una organización benéfica que busca ayudar a jóvenes que se encuentran en riesgo de ver sus caminos cruzados con el crimen.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

El nuevo look de Kate Middleton, al estilo de Los Ángeles de Charlie

La segunda aparición del Príncipe William y Kate en el primer aniversario luctuoso de la Reina Isabel

El look de Kate para esta visita

A pesar de ser una de las mujeres con un estilo admirado alrededor de todo el mundo, la Princesa de Gales tiene muy claras las combinaciones que le funcionan y en qué eventos puede llevarlas. Si ayer, que se trataba de una visita en una de sus posiciones honoríficas militares lucía su fiel combinación de un blazer a juego con un pantalón de vestir, en esta ocasión, para dar un poco más de formalidad a las cosas, se le vio llevando un traje sastre al completo. Eso sí, al tratarse de una visita con jóvenes el formal traje contrastaba con una de sus sencillas blusas de punto, que la hacían más cercana y fresca para este momento.

En esta ocasión, se vio a la Princesa llevando un traje color paja de la firma Roland Mouret. A pesar de que originalmente el saco es de silueta oversize, Kate lo ha elegido en una talla más pequeña para lucirlo de forma estilizada, en la silueta que prefiere cuando se trata de blazers, el modelo se puede encontrar por 950 dólares (aproximadamente $16,230 pesos mexicanos). Los pantalones a juego en corte recto, tienen un precio de 450 dólares (alrededor de $7,688 pesos mexicanos).

La Princesa ha combinado este traje que ha sido ampliamente comparado con el que la Princesa Diana luciera en su visita a Nueva York en junio de 1997, solamente dos meses antes de su terrible partida, con una sencilla blusa de punto que se le ha visto llevar en distintas ocasiones.

VER GALERÍA

La emotiva reaparición de Kate y el Príncipe William en el aniversario luctuoso de Isabel II

Los complementos de este business look

En esta ocasión, Kate ha decidido no fallar llevando sus accesorios de confianza, con sus infaltables tacones Gianvito 105 de Gianvito Rossi en color nude. Los aretes que se le vieron esta mañana fueron los mismos que llevó ayer durante su visita a la base naval, los de citrino amarillo de Kiki McDonough, firma de la que tiene una amplia colección de pendientes en distintos colores desde hace varios años.

Al parecer, la Princesa todavía se encuentra buscando la forma en la qué llevar su nuevo look con el fleco mariposa abierto al frente con la melena en capas. Si la primera ocasión en la que presumió este ligero cambio de look llevaba la cabellera con ondas bien marcadas muy al estilo de los años 70s, en estas apariciones ha apostado por una versión más natural con rizos menos marcados y sin tanto volumen.

VER GALERÍA