Kate deslumbra en su debut con tiara como la Princesa de Gales

Tal como se anticipaba, ha elegido la que es recordada como la favorita de la Princesa Diana, la Lover’s Knot Tiara

Por Carolina Soto

Si desde su primer discurso como el nuevo monarca, Carlos III nombraba ya a William y a Kate como Príncipes de Gales, conforme han ido pasando las semanas, la pareja ha ido tomando postura en su nueva posición, y con ello se han dado muchas ‘primeras veces’. Por supuesto, entre estas, no había faltado la especulación sobre la primera vez en la que se iba a ver a Catherine llevando tiara como la Princesa de Gales, y desde que se anunció la visita de Estado del mandatario sudafricano, se dio fecha del gran regreso de las tiaras al Palacio de Buckingham, después de que desde que comenzara la pandemia estas tuvieran que quedar guardadas en el joyero. Con el gran anuncio, nadie esperaba que ante de la recepción de los Príncipes de Gales a la comitiva, se vería por primera vez a Kate llevando el broche que corresponde a la pareja del segundo en la línea de sucesión y que es conocido con el mismo título. Fue así que esta mañana con gran sorpresa se volvió a ver la joya sobre un elegante traje burgundy con el que la Princesa prefirió no fallar, apostando a una de las combinaciones que más le funcionan. Con la primera aparición cumplida, quedaba todavía pendiente el debut de Kate con tiara como Princesa de Gales, el cual ha llegado esta noche con toda la elegancia correspondiente.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

En el primer Remembrance Day sin la Reina, Kate le rinde un especial homenaje

Maxipamela y abrigo con hombreras, la elegancia de Kate Middleton

Tal como se especulaba, la Princesa eligió la Lover’s Knot Tiara, una hermosa joya que las generaciones recientes recuerdan específicamente por haber sido una de las más usadas por la Princesa Diana, cuando a ella le correspondía llevar el título que ahora ostenta su nuera. A pesar de tratarse de una pieza histórica dentro del joyero real, tras el triste fallecimiento de Diana, nadie la había usado hasta que hace unos años Kate le volvió a dar vida. Es por esto que no ha sido una sorpresa que esta noche, para una ocasión tan simbólica, recurriera a esta hermosa tiara cargada de especial significado para su marido y su posición.

Dejándola lucir al máximo, Kate eligió llevar la melena completamente recogida en un elegante moño con raya de lado. Pero si la tiara era la gran protagonista, el elegantísimo vestido joya que eligió esta noche, no se ha quedado atrás. En un diseño que pocas veces usa, pero que siempre impacta dentro de su guardarropa, la Princesa de Gales llevó un vestido en marfil con mangas a modo de capa, que si de por sí ya era de una silueta sofisticada, se cargaba de brillo gracias a las cuentas que llevaba en contraste bordadas sobre los hombros en pleno estilo de armadura de Jenny Packham.

Complementando este look, además de la distinción de la Reina Isabel, portada orgullosamente sobre el vestido, Kate lució los aretes de perla colgante con diamantes en forma de herradura de la Princesa Diana. En cuanto a los accesorios, lució zapatos de Gianvito Rossi y el bolso es de Alexander McQueen.

VER GALERÍA

El otro importante debut fue el de Camilla, como Reina Consorte, llevando tiara por primera vez. En este caso, la esposa de Carlos III eligió la George VI, hecha en zafiros y diamantes (también conocida como la Belgian Sapphire Tiara). De forma emotiva, esta joya fue un regalo del Rey George VI, a su hija, la Reina Isabel, el día de su boda, aunque originalmente fue hecha en 1850.

El lujosísimo regalo que Kate ha lucido por primera vez

La historia de la famosa tiara

La Lover’s Knot Tiara tiene una extensa historia en la Familia Real británica. Fue en 1913, cuando la Reina Mary -abuela de Isabel II- decidió comisionar una nueva tiara para su uso personal, y recordando el cariño que tenía por la original Cambridge Lover’s Knot Tiara de su tía, la Gran Duquesa de Mecklenburg-Strelitz, decidió pedir a Garrard que realizara un diseño muy similar para ella. Fue en 1953 cuando la Reina Isabel la heredó de su abuela, y en los años 80s, decidió prestarla a su nuera, la Princesa Diana, que sería la última Windsor en usarla antes de que Kate le devolviera la vida en el 2015.

VER GALERÍA