La Reina Isabel retoma sus apariciones públicas

Después de que se le viera solamente desde el balcón durante el Jubileo de Platino y tras algunas audiencias en Windsor, la Reina viajó a Edimburgo

Por Carolina Soto

En medio de gran expectativa, la Reina Isabel ha retomado sus apariciones públicas con una enorme sonrisa en el rostro. Después de que en las últimas semanas únicamente se le viera en las dos breves apariciones que tuvo en el balcón del Palacio de Buckingham durante el Jubileo de Platino y, más recientemente, en un par de audiencias privadas en el Castillo de Windsor, en donde se ha refugiado desde el comienzo de la pandemia, pareciera que comienza a retomar fuerzas para continuar con sus compromisos públicos. Dejando de lado los problemas de movilidad que la han obligado a cancelar algunas citas de su calendario como la apertura del Parlamento o el servicio en su honor en la St. Paul’s Cathedral durante el jubileo, la Reina emprendió el viaje a Escocia, en donde apareció esta mañana de forma inesperada. Con muy buen ánimo y acompañada de los Condes de Wessex, la Reina acudió a la Ceremony of the Keys, con la que tradicionalmente la Familia Real da por inaugurada la semana de Holyrood.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Isabel II sorprende con un divertido sketch junto al oso Paddington al ritmo de 'We will rock you'

Toda sonrisas, la Reina reaparece en público en medio de gran expectativa

Como dicta la tradición, esta mañana la monarca recibió las llaves de la ciudad en lo que se considera como la bienvenida al ‘antiguo y hereditario reino de Escocia’. Se considera que éste será solo el principio de varios eventos que la monarca podría tener esta semana, más allá de su encuentro con la primera ministra Nicola Sturgeon. Se sabe que, así como esta mañana estuvieron con ella el Príncipe Eduardo y la Condesa de Wessex -que en Escocia son conocidos como los Condes de Forfar-, a lo largo de la semana también la acompañará el Príncipe Carlos y probablemente también la Princesa Anne.

Tal como ha sucedido en los últimos meses, la Reina se apoyó del bastón que utilizara su amado esposo en su momento. Para esta ocasión, la monarca llevó un abrigo y vestido a juego de Stewart Parvin, combinado con un sombrero de Rachel Trevor-Morgan. Lo que más llamó la atención es que sobre la solapa llevaba dos importantes insignias, la primera, la del Regimiento Real de Escocia, del que es coronel en jefe, y la segunda, la Cap Badge of the Argyll and Sutherland Highlanders, del que es coronel en jefe desde 1947.

VER GALERÍA

El silencio de la Reina tras el funeral de su marido: ‘No se dijo una palabra’

La agenda que no se detiene de la Reina Isabel

A pesar de que a sus 96 años, por primera vez ha presentado problemas de movilidad que la han obligado a cancelar importantes apariciones públicas, la monarca ha buscado mantener la regularidad en su vida tanto como le es posible. Después de dejar el Palacio de Buckingham e instalarse en el Castillo de Windsor, se ha adaptado a las nuevas tecnologías para poder continuar con su agenda a distancia, aunque también tiene algunas audiencias en persona en su residencia.

Que si se ha visto limitada en algunos compromisos, hay una pasión que ha retomado a pesar de que no se veía posible, montar a caballo. Es bien sabido que desde que era muy pequeña, su amor por los caballos ha sido enorme y con el paso de las décadas no ha querido dejar de montar. Si se pensaba que los nuevos problemas de movilidad y la recomendación de su médico de dejarlo evitarían verla otra vez a caballo, pues se estaba equivocado, ya que apenas hace unos días se le vio cabalgando en los terrenos de Windsor. Con este mismo entusiasmo es con el que ahora se le ha visto en Escocia, dejando claro que se encuentra fuerte y con ánimo de continuar con sus actividades.

VER GALERÍA