El look que Kate ha elegido para ser inmortalizada

Por primera vez ha llevado el broche Duquesa de Cambridge que fue mandado a hacer por la Reina Victoria en 1877

Por Carolina Soto

Con bombo y platillo se dio a conocer que los Duques de Cambridge han posado por primera ocasión para un retrato en conjunto. Dejando claro los pasos firmes que están dando hacia el futuro, como la segunda pareja en camino a la línea de sucesión, los Duques han tomado un papel más protagónico en los últimos meses ante la disminución en el calendario de la Reina Isabel, ante sus problemas de movilidad. Ha sido así que se ha develado el retrato que fue comisionado desde el año pasado al artista Jamie Coreth y que por los próximos tres años se podrá ver expuesto en el Fitzwilliam Museum de la Universidad de Cambridge. La imagen es una fresca y sencilla, en la que se ve a la pareja tan unida como aquel día de su boda, en la que su destino quedaría marcado. En cuestión de minutos, el retrato se había vuelto viral y los amantes del estilo de Kate Middleton no han podido evitar notar cada uno de los elementos que la Duquesa ha elegido para ser inmortalizada en esta pintura.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Kate Middleton, la elegancia a lunares en el Royal Ascot

El estiloso traje de trabajo de Kate que seguramente reconocerás

El look que pasará a la historia

Si bien, la Duquesa de Cambridge es una de las mujeres más fotografiadas en el mundo y cada uno de sus looks es analizado a detalle, en lo que es bien conocido como el Kate Effect, para este cuadro se podría pensar que se ha apostado por la sencillez cuando de moda se trata. La Duquesa se ha decantado por un vestido que le hemos visto antes, ni siquiera uno de sus más aplaudidos, sino uno que habla de sofisticación enmarcada en simplicidad, algo que podría haber sido muy considerado por los expertos que la asesoran.

El vestido que lleva Kate lo vimos por primera vez en marzo del 2020, cuando asistió a la recepción en su honor en el Guinness Storehouse’s Gravity Bar, durante su visita oficial a Irlanda. Se trata del modelo Falconetti en esmeralda de The Vampire’s Wife, firma especialmente favorecida por royals como la Princesa Beatriz de York. Se trata de un diseño sencillo con mangas tres cuartos y falda por debajo de la rodilla, enmarcadas con discretos holanes. En su momento se podía conseguir por 1,595 libras esterlinas (poco más de $39,000 pesos mexicanos) y justamente, se le había visto antes a Beatriz en una boda.

VER GALERÍA

Aunque en aquella ocasión, Kate lo llevó con accesorios en dorado luciendo unos aretes chandelier de H&M y un bolso clutch de Wilbur & Gussie que contrastaban con sus zapatos verdes de Manolo Blahnik modelo BB, esta vez la Duquesa le ha querido dar un giro.

El giro que Kate le dio a uno de sus trajes más versátiles

Si se podría pensar que el artista se inspiró en una fotografía de esta salida de Dublín debido a la vestimenta que llevan los Duques de Cambridge, han sido los complementos de Kate, así como algunos detalles de estilismo los que han dejado ver que la pareja se ha vuelto a enfundar en estos trajes para un nuevo posado.

La primera pista de esto ha sido la melena de Kate, que si en Irlanda llevaba la melena más corta y en un tono más claro, en el cuadro se le puede ver con el peinado que ha adoptado este año, con menos volumen, más oscuro y con la raya más clara. La segunda gran pista han sido los zapatos Manolo Blahnik modelo Hangisi que nunca le hemos visto en público a Kate, pero que en esta ocasión fueron protagonistas. Se trata del estilo que hiciera ampliamente famoso Carrie Bradshaw y por el que la firma es conocida alrededor del mundo.

El tercer punto distintivo y que podría considerarse el más significativo dentro de la imagen, han sido las joyas que lleva Kate, empezando por el brazalete que le perteneciera a la Princesa Diana. También se le ve llevando un llamativo broche de perla con una más en forma de gota colgante -algo que no suele usar-, el cual se convierte en la pieza más preciada dentro del cuadro, al tratarse del Duquesa de Cambridge comisionado por la Reina Victoria para su tía que llevaba este título en 1877, que en los últimos años le hemos visto usar a la Reina Isabel. Ésta es la primera vez en la que Kate lleva la histórica joya, la cual combinó con pendientes de  perlas colgantes Collingwood que Diana lució en su momento.

VER GALERÍA