Las sonrisas nostálgicas de Kate que han puesto a William en simpáticos aprietos

Los Duques de Cambridge visitaron una escuela en Glasgow, donde un bebé robó toda la atención de Kate

Por Carolina Soto

A modo de broma, cada uno de ellos ha dejado clara su postura en público. La Duquesa de Cambridge, Kate Middleton, sería feliz de tener otro bebé en casa, mientras que el Príncipe William con tres hijos, tiene más que suficiente. Es por esto que es tan simpático ver la reacción de los Duques de Cambridge al encontrarse con bebés y niños pequeños, pues la Duquesa no puede resistirse a cargarlos y llenarlos de cariños, mientras que ya en más de una ocasión, el Duque ha pedido que no le pongan ideas a su mujer en la cabeza, ante las risas de los presentes. Esto ha vuelto a suceder en la visita de los Cambridge a Glasgow, Escocia. Después de que el Príncipe William pasara un momento agridulce en la apertura del Parlamento, al tener su primera aparición oficial en el evento en su camino al trono, ante la ausencia de la Reina Isabel, que por cuestiones de movilidad no pudo asistir; y de que la pareja tuviera una solemne en un memorial para las víctimas de los ataques terroristas en Manchester, su visita ha comenzado con un tono más ligero.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Isabel II, Diana y Kate, tres madres en tiaras

Kate Middleton y el diseño que deja claro por qué es un ícono de la moda

Los Duques visitaron la St. John’s Primary School, en donde participaron en una sesión bautizada Raíces de la Empatía, en la que pudieron convivir tanto con alumnos como con maestros. Es bien sabido que la Duquesa tiene un especial interés por la formación en los primeros años de la vida, por lo que siempre se le ve muy atenta cuando aparece en un colegio, pero si algo destaca en estas visitas es su calidez y cercanía con los más pequeños. Con tres hijos en casa, no es extraño que Kate tenga una enorme facilidad cuando se trata de niños y es muy común verla disfrutando al máximo de estas apariciones. Pero si su instinto maternal queda siempre al descubierto, su deseo por volver a ser madre no pasa inadvertido para nadie.

Un bebé que participó en la sesión acaparó la atención de Kate, quien no se resistió a cargarlo y celebrar todas sus gracias. Por supuesto, aunque la postura del Príncipe es más que conocida -y cómo no, si ha compartido que con George, Charlotte y Louis tienen las manos llenas-, él tampoco puede negar la facilidad que tiene cuando se trata de los niños, conviviendo simpáticamente con todos ellos.

VER GALERÍA

El look de mamá de Kate en su salida por helados con George y Charlotte

El look de la Duquesa

Al tratarse de una visita exprés a Escocia, Kate ha recurrido a uno de sus uniformes de trabajo más formales y prácticos con un pantalón de vestir, blusa y abrigo largo, todo en un bloque de color. Pero el que se trate de una combinación sencilla no significa que los amantes de la moda no hayan descubierto ya cada detalle de este look.

La pieza clave de esta ocasión fue la blusa azul petróleo con un detalle plisado al frente que eligió la Duquesa. Se trata del modelo Riley Funnel de la marca Cefinn -firma de la esposa del ex primer ministro británico, Samantha Cameron-, que puede conseguirse por 170 libras esterlinas (alrededor de $4,255 pesos mexicanos)- . Kate lo combinó con unos sencillos pantalones de vestir en azul marino que combinaban con su abrigo largo de Catherine Walker, así como con sus tacones, al parecer de Rupert Sanderson. Como complementos llevó sus arracadas de oro con diamantes de Kiki McDonough combinadas con sus perlas en gota de Annoushka, una de sus combinaciones favoritas.

VER GALERÍA