Máxima de Holanda, estilosa aunque el viento le juegue en contra

La Reina de los Países Bajos se enfrentó a las adversidades del clima, saliendo bien librada gracias a su sonrisa

Por Carolina Soto

Pocas mujeres tan estilosas como Máxima de Holanda, quien en cada una de sus apariciones sorprende con sus coloridos y elaborados looks. Es bien sabido que para Máxima, más es siempre más. Los complementos hacen de cada una de sus apariciones todo un suceso de moda, sobre todo en las épocas invernales cuando se permite agregar guantes y sombreros a sus ya pintorescas combinaciones. Por supuesto, su aparición en la ciudad de Schiedam no podía ser diferente. Enfundada en carmín de pies a cabeza, Máxima no dejaba a nadie indiferente, lo que no esperaba es que un ventarrón le iba a hacer una mala jugada justamente a su llegada, resultando en una serie de instantáneas en las que se le ve divertida tratando de controlar su melena, hasta que por fin, logró posar con una enorme sonrisa que opacó los estragos del clima invernal.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Máxima de Holanda recicla un vestido de Alta Costura que llevó hace 8 años

Máxima o doña Letizia: ¿Quién es la reina del abrigo-capa?

Por la mañana, Máxima había asistido a la apertura de The Pieter Teylers House, una nueva ala en el famoso museo que abrió sus puertas en 1784. A primera hora de la mañana, considerando las bajas temperaturas que hay en la región, recurrió a las prendas abrigadoras de su clóset. Se le vio luciendo un espectacular vestido Dolce & Gabbana en color carmín. Pero no se trataba de cualquier diseño, sino del modelo Cady que no solo se puede encontrar en el guardarropa de Máxima, sino también en los de Mary de Dinamarca y la Princesa Mette-Marit de Noruega. ¿Qué lo hace tan especial? Se trata de un vestido muy versátil al contar con mangas largas, cuello redondo y falda midi, que puede llevarse con distintas combinaciones. Aunque Mary y Mette-Marit llevan años luciéndolo en varias ocasiones, Máxima solo lo ha lucido en tres ocasiones más, dos en el 2018, cuando lo estrenó y una en el 2019.

Máxima lo combinó con su abrigo en el mismo tono modelo Davia de Natan, su firma de cabecera. Abierto y con el cuello levantado, resulta un abrigo muy sofisticado y socorrido para esta época. De la misma firma llevó un bolso clutch en burgundy que combinaba a la perfección con sus tacones Gianvito 105 de Gianvito Rossi, uno de los modelos favoritos de las royals, encabezadas por la Duquesa de Cambridge, que suele ser quien los usa más a menudo.

VER GALERÍA

El emocionante gesto de Máxima de Holanda al despedirse entre lágrimas de una seguidora enferma

La pieza que pudo haberla salvado del ventarrón

El detalle que hizo la diferencia de la primera aparición del día con la de la tarde fue el sombrero de ala ancha de Maison Fabienne Delvigne. Con él pudo salir bien librada de la lluvia que había al momento de su llegada al museo y mantener la melena que a diferencia de lo que suele usar, no llevaba en un moño. Al parecer, al avanzar el día, decidió quitarse esa pieza para llegar al lanzamiento de Schuldenlab MVS en Schiedam. Por la tarde, se le vio con la melena completamente suelta, aunque llevando el mismo look de la mañana.

Fue por eso que al momento de enfrentarse al viento, a Máxima no le quedó otra que intentar detener su rubia melena con la mano. El peinado quedó un poco afectado, pero una vez que se quitó el cubrebocas, Máxima rápidamente hizo control de daños y volteó sonriente para saludar a los presentes sin dejar que un detalle tan sencillo como el clima afectara su estiloso look. Y es que es bien sabido que la Reina tiene en su buen humor su mejor arma.

VER GALERÍA