Príncipe Harry y Meghan Markle

Meghan Markle recuerda su dura infancia y los esfuerzos de sus padres

La Duquesa escribió a los legisladores estadounidenses una carta en la que habló de su faceta como madre y cómo fue su infancia

por Carolina Soto

El que no estén realizando apariciones públicas no significa que los Duques de Sussex estén inactivos. Después de su comentada visita a Nueva York, en la que marcaron la pauta de cómo será su participación pública tras su partida de la Familia Real británica, en un gesto que ha sido interpretado de distintas maneras tanto en Estados Unidos como en Reino Unido, Meghan Markle ha decidido enviar una personal carta al líder del Senado de su país, así como a la presidenta de la Casa de Representantes, con la intención de instarlos a pagar las incapacidades de padres que lo necesiten. A pesar de que de manera formal, los royals se mantienen completamente alejados de la política y buscan ser tan neutrales como sea posible, al haber dejado su posición oficial, parece que Meghan ha querido abrir esta puerta y usar su influencia para un cambio positivo. Al parecer, en un intento de hacer más personal la epístola, Meghan decidió compartir algunos detalles tanto de su infancia como de su nueva etapa como madre de dos, dando un vistazo más cercano a su vida.

Harry y MeghanVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Los Duques de Sussex diversifican sus negocios: se asocian con un banco de inversión

El bolso personalizado de Meghan con un guiño a la Princesa Diana

La carta de Meghan

En una hoja membretada con el título: “De la oficina del Duque y la Duquesa de Sussex”, la carta estuvo dirigida a Charles Shumer y Nancy Pelosi, y se hizo pública a través del sitio de la organización sin fines de lucro Paid Leave for All. “No fui electa públicamente y no soy una política. Soy, como muchos, una ciudadana comprometida y una madre. Y porque ustedes y sus colegas del congreso tienen un rol en la formación de la familia para las generaciones por venir, es por lo que les estoy escribiendo en este momento profundamente importante -como madre- para abogar por las incapacidades pagadas”, comienza el texto.

“En los últimos 20 meses, la pandemia ha expuesto fallas de larga existencia en nuestras comunidades. A un paso alarmante, millones de mujeres han dejado la fuerza laboral para quedarse en casa con sus hijos, mientras las escuelas y guarderías estaban cerradas, y para cuidar a sus seres queridos de tiempo completo. La madre trabajadora o padre están enfrentando el conflicto de estar presentes o recibir su paga. El sacrificio de cualquiera de los dos viene con un gran precio. Para muchos, el sacrificio va más allá de los últimos 20 meses, es de 20 o 30 años, incluso más, décadas de dar tiempo, cuerpo y un sinfín de energía no solo para perseguir el sueño americano, sino simplemente el sueño de estabilidad”.

“Crecí con la barra de ensaladas de Sizzler de 4.99 dólares -puede que costara incluso menos en ese entonces, para ser honesta no lo recuerdo- pero lo que recuerdo es el sentimiento: yo sabía lo duro que mis padres trabajaban para costear esto aunque solo costara 5 dólares, salir a comer era algo especial, y me sentía afortunada. Y como Girl Scout, cuando mi tropa salía a cenar por una gran celebración, siempre era en la misma barra de ensalada o The Old Spaghetti Factory -porque eso era para lo que le alcanzaba a nuestras familias”.

Meghan MarkleVER GALERÍA

Comencé a trabajar (en una tienda local de yogurt congelado) a la edad de 13 años. Fui mesera, niñera y hacía trabajos cualquiera para juntar dinero. Trabajé toda mi vida y ahorré cuando y como pude, pero incluso eso era un lujo, porque usualmente era para sobrevivir y tener suficiente dinero para pagar mi renta y cargar gasolina”.

El traje con el que Meghan sorprendió en su segundo día en NY

“Espero que sus ciudadanos tengan su propia versión de esta historia. Tal vez ustedes también la tienen. La gente en nuestro país trabaja increíblemente fuerte, y aún así, la petición es simple: un campo de juego parejo para alcanzar su versión de un sueño común, lo que es justo, equitativo y correcto. Muchos de nuestros sistemas económicos han caducado y como ustedes saben bien, muchos estadounidenses son forzados a limitarse cuando se trata de lo que les importa”.

“En junio, mi esposo y yo recibimos a nuestro segundo hijo. Como cualquier padre, no cabíamos de la felicidad. Como muchos otros padres, estábamos abrumados. Como aún menos padres, no estábamos enfrentados a la dura realidad de, bien pasar esos primeros meses críticos con nuestra bebé o regresar a trabajar. Sabíamos que podíamos llevarla a casa y en esta vital (y sagrada) etapa, dedicar todo a nuestros hijos y a nuestra familia. Sabíamos que al hacer esto no estaríamos tomando las decisiones imposibles de guarderías, trabajo y servicio médico que muchos tienen que hacer todos los días”.

“Ninguna familia debería enfrentar estas decisiones. Ninguna familia debería decidir entre ganarse la vida o tener la libertad de cuidar a su hijo (o a un ser querido, o a sí mismos, si viéramos con empatía un plan de incapacidad pagada). Al cuidar a tu hijo, cuidas a tu comunidad, y cuidas a tu país -porque cuando la incapacidad pagada es un derecho, estamos creando las bases para ayudar a tratar la salud mental, los costos de salud y la fuerza económica de primera línea. En lugar de esto, como pasa ahora, gastamos una fortuna como país pagando por síntomas en lugar de por causas. Entiendo que con todo lo que está pasando estos días, la gente puede encontrar fácil ser apático sobre lo que pasa en Washington D.C. Y luego, de igual forma, cuando se siente que nuestra voz no importa, tendemos a usarla menos a menudo, pero con tanto en riesgo, nadie se puede dar el lujo de dejar a la apatía ganar”.

Príncipe Harry y Meghan MarkleVER GALERÍA

“Estoy escribiendo a nombre de millones de familias estadounidenses que están usando sus voces para decir que entienden que las incapacidades pagadas no deberían usarse para comprometer o negociar. De hecho, en la mayoría de los países ya se tienen aplicadas las incapacidades pagadas. Estonia, por ejemplo, ofrece un año y medio de baja para compartir entre los nuevos padres. Muchos otros países tienen programas robustos para dar meses a la vez a ambos padres (de nacimiento o adoptivos) para estar en casa con su hijo. Los Estados Unidos, en contraste, no garantiza federalmente a nadie ni un solo día de incapacidad. Y menos de uno entre cuatro trabajadores tienen incapacidades pagadas a través de su empleador. Estoy segura de que están de acuerdo que si vamos a continuar siendo excepcionales, no podemos ser la excepción”.

“Las familias que representan necesitan su fuerte liderazgo. Con las incapacidades pagadas a punto de volverse una realidad nacional, confío que lo lograrán. Sé que deben oír de sus ciudadanos sobre las elecciones que están enfrentando cada día para sobrevivir y cuidar a sus familias. Las incapacidades pagadas deberían ser un derecho nacional, en vez de una opción limitada para aquellos que tienen empleadores con políticas establecidas o aquellos que viven en uno de los pocos estados que tienen un programa de bajas. Si vamos a crear una nueva era en políticas en las que se pone a la familia primero, hay que asegurarnos de que incluyan un fuerte programa de incapacidades pagadas para cada estadounidense, que esté garantizado, sea accesible y sea promovido sin estigma o penalización”.

“Sé lo políticamente cargadas que las cosas pueden -y tienen- que volverse. Pero esto no es de ser de derecha o izquierda, esto es sobre estar bien o mal. Esto es sobre poner a las familias por encima de la política. Y para un cambio refrescante, es algo en lo que parece que todos estamos de acuerdo. En un punto en el que todo se siente tan divisivo, que esta sea una meta común que nos una”.

“Así que, a nombre de mi familia, Archie, Lili y Harry, les agradezco por considerar esta carta y a nombre de todas las familias, les pido que aseguren que esta importante situación no se pierda”, finalizó la Duquesa.

Meghan MarkleVER GALERÍA