Reina Isabel

La Reina es vista con bastón por primera vez en un acto público a sus 95 años

Aunque hace 17 años llevó un apoyo tras una cirugía, esta vez la monarca usó el bastón simplemente para caminar más cómodamente

por Carolina Soto

Después de meses diferentes para la Reina Isabel, una vez más, la monarca ha salido avante, apoyándose en su estricto sentido de la responsabilidad y su entrega a su papel oficial. Tras la pérdida de su marido después de más de siete décadas juntos, la Reina se mostró estoica al escuchar las condolencias públicas que se le dieron en la apertura del Parlamento escocés. En una ocasión que no se había dado de esta manera desde la partida del Duque de Edimburgo, la monarca volvió a hacer gala de su templanza y fortaleza al mantenerse entera al escuchar como Nicola Sturgeon hacía referencia a la partida de su marido. De eso ha pasado una semana y ahora la Reina ha tenido una nueva aparición, en la que se ha dado una imagen que no se había visto antes. La monarca apareció por primera vez en un acto público llevando bastón, a sus 95 años.

Reina IsabelVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

El tierno guiño de la Reina al Duque de Edimburgo en su primera aparición tras el funeral

El especial significado detrás del vestido con el que reapareció la Reina

A pesar de que este es un objeto muy socorrido por las personas de la tercera edad, la Reina se había abstenido de hacer uso de un bastón en público, pero todo cambió en su aparición en el servicio religioso para conmemorar el centenario de la Royal British Legion en la Westminster Abbey. Aunque entre 2003 y 2004 se le vio llevando un apoyo al caminar después de una cirugía de rodilla, esta es la primera ocasión en la que decide utilizar un bastón simplemente para caminar de forma más cómoda. La monarca eligió un sencillo modelo en negro con un discreto mango de madera que contaba con un cordón para poderlo colgar en caso de que fuera necesario.

A su llegada, y para permitir que la Reina pudiera saludar cómodamente, fue la Princesa Anne quien llevó el discreto bastón, mientras como suele hacer, la monarca bajó del automóvil sin ningún tipo de ayuda. En otro cambio diseñado para la comodidad de Isabel II, en vez de entrar como es tradición por la Great West Door, se decidió que llegara por la entrada de Poet’s Yard, que es una ruta mucho más corta hacia su asiento. Aunque el Palacio no ha querido comentar al respecto, según reporta PA, la realidad es que debido a su edad, estas medidas no suenan ajenas para Isabel II.

Reina IsabelVER GALERÍA

Esta aparición ha marcado también el primer evento en conjunto para la Reina y su única hija desde que la monarca realizó su visita a Escocia en junio pasado. Ha de recordarse que a pesar de que Anne es la royal con más compromisos públicos año con año, suele aparecer en solitario y solo en un puñado de ocasiones acompaña a su madre en alguna aparición.

La especial historia detrás del broche de la Reina

El broche que llevó en esta ocasión

En esta ocasión, la Reina se dejó ver en un llamativo vestido con estampados inspirados en los famosos mosaicos italianos, que contrastaba con su abrigo azul marino con botonadura dorada que iba a juego con su sombrero. El broche que Isabel II eligió para esta ocasión fue uno que combinó perfectamente con su look. Se trata del broche ruso de la Reina Mary. La abuela de la Reina lo recibió como regalo de bodas en 1893 por parte de la Emperadora María Fiodórvona. Isabel II lo heredó de la madre de su papá en 1953 y desde entonces lo ha lucido en varias ocasiones. Es una hermosa joya geométrica con un zafiro y un diamante de gran tamaño, rodeados por diamantes más pequeños.

Reina IsabelVER GALERÍA