Príncipe William y Príncipe Harry

Diferencias de lado, William y Harry unidos por su madre

Los hermanos han develado la estatua en honor a la Princesa Diana en el que hubiera sido su cumpleaños 60

por Carolina Soto

El día llegó. Después de años de planeación y de la incertidumbre de que no se pudiera llevar a cabo el evento que tenían en mente, el Príncipe William y el Príncipe Harry se han reunido en el Palacio de Kensington para celebrar el que hubiera sido el cumpleaños 60 de la Princesa Diana con la develación de una estatua en su honor. Los Sunken Gardens del que fuera hogar de la Princesa hasta el día de su fallecimiento, ha sido el escenario del esperado reencuentro entre los hermanos que, dejando sus diferencias a un lado se han reunido por el más grande lazo que los une, su amor por su madre. Ésta es la primera vez en la que se ve juntos a los hermanos en público desde el funeral del Duque de Edimburgo en abril pasado. El Duque de Sussex llegó a Reino Unido desde el viernes pasado para poder cumplir con la cuarentena obligatoria que el gobierno británico impone a quienes llegan de otros países, y tras haber dado negativo en su prueba, ha aparecido en un evento sorpresa antes de encabeza este evento con su hermano.

Príncipe William y Príncipe HarryVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Diana de Gales: el cumpleaños más amargo

Descubrimos cómo ha quedado el jardín que albergará la estatua de Diana de Gales tras su rediseño

El mensaje de los Príncipes

Aunque las imágenes hablan por sí solas, la unidad entre los hermanos se vio también a través del mensaje que enviaron en conjunto, algo que no sucedía desde la partida de Harry. “Hoy, en el que hubiera sido el cumpleaños 60 de nuestra madre, recordamos su amor, fuerza y carácter -cualidades que la hacía una fuerza para el bien alrededor del mundo, cambiando un sinfín de vidas para bien. Cada día, desearíamos que todavía estuviera con nosotros, y nuestra esperanza es que esta estatua sea vista para siempre como un símbolo de su vida y su legado. Gracias a Ian Rank-Broadley, Pip Morrison y sus equipos por su increíble trabajo, a los amigos y donadores que ayudaron a que esto pasara, y a todos alrededor del mundo que mantienen la memoria de nuestra madre viva. – Príncipe William y Príncipe Harry”.

El evento

A pesar de que se planeaba hacer un gran evento con personas que quisieron mucho a la Princesa Diana, las medidas de distanciamiento no lo permitieron. El Palacio de Kensington anunció hace unos días que los Príncipes solamente estarían acompañados por miembros de la familia de la Princesa -sus hermanos, el Conde Spencer y Lady Sarah McCorquodale, fueron de los primeros en llegar, y Lady Jane Fellowes también se ha encontrado ahí-, miembros del comité de la estatua, el escultor Ian Rank-Broadley y el diseñador del jardín, Pip Morrison.

William y HarryVER GALERÍA

Tratando de mantener la mística del evento, la estatua se mantuvo cubierta por una enorme caja una semana previa a la develación, haciendo que el público la pudiera ver por primera vez, solamente, cuando William y Harry estuvieron ahí para mostrarla. El hermoso jardín que enamoraba a la Princesa Diana, ha sido remodelado con 4,000 de sus flores favoritas, haciéndolo un refugio para su memoria y un constante recordatorio de su presencia en el que fuera su hogar. A pesar de las restricciones, no han faltado algunos admiradores que han querido viajar hasta la capital británica con globos y flores para recordar a la Princesa.

Diversión, abrazos y travesuras: así recuerdan los Príncipes Harry y William a su madre

El momento de su madre

A pesar de las desavenencias que han tenido en los últimos meses -e incluso se habla ya de un par de años-, el Príncipe William y el Príncipe Harry se han dejado unir por el amor de su madre y sonrientes, han aparecido en la develación. Como si el tiempo no hubiera pasado y un océano no los separara, los hermanos hicieron su llegada al jardín mostrándose unidos. La develación la han hecho juntos, cada uno encargado de quitar un extremo de la manta que cubría la escultura en la que se ve a su madre.

El trabajo escultórico muestra a Diana en su mejor papel, como una mujer cariñosa, rodeada por niños. En su clásica falda de lápiz y una blusa sencilla, parece que se decidió tomar una imagen de la Diana madura en sus últimos años de vida. Todo apunta a que así es como la recuerdan sus hijos, entregada a la gente y viendo al frente. No sonríe, simplemente abraza a los niños que la acompañan, mostrando su naturaleza cariñosa y compasiva. En definitiva, un trabajo por el que valió la pena esperar tras haber sido comisionado al artista desde hace unos años.

Estatua de la Princesa DianaVER GALERÍA