Príncipe George y la Princesa Charlotte

Un entretenido pasatiempo

El paseíto de George y Charlotte revelado

Las huellas de los hijos de los Duques de Cambridge los delataron

by hola.com

Aunque sus destinos están claros desde su nacimiento, el Príncipe William y Kate Middleton han hecho todo lo posible para que sus tres hijos tengan una infancia lo más normal posible. Si bien, un par de veces al año hacen apariciones en eventos oficiales y han participado en algunas giras oficiales, el resto del año el Príncipe George, la Princesa Charlotte y el Príncipe Louis son los hermanitos más divertidos. Para muestra, los meses que pasaron en cuarentena en su residencia de Anmer Hall, en donde sus padres los mantenían entretenidos con horas en la cocina y tiempo trabajando en el jardín. Bien contaba la Duquesa de Cambridge que el más pequeño de sus hijos fue el que representó todo un reto, pero los chicos son encantadores según cuentan quienes han tenido oportunidad de conocerlos. Y ahora se ha dado a conocer que cuando se encuentran en Norfolk participan en las actividades típicas de la comunidad como cualquier otro niño.

Mable’s Paint PotVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Por qué el Príncipe George se puso celoso de la Princesa Charlotte

Por primera vez, el Príncipe George hace un guiño a los caminos de William y Harry

Si en alguna ocasión se había visto a George y Charlotte con su prima, Mia Tindall, paseando en una feria local, y desde que eran muy pequeños se les veía paseando en el parque de la comunidad, ahora se ha descubierto que hay otro rincón que es su favorito. Los niños han sido vistos en Mable’s Paint Pot de Kings Lynn, un local en donde se puede pintar cerámica. Pero si se pensaba que ésta era la primera vez en la que asistían, la realidad es que ya son viejos conocidos del lugar. Según se pudo ver en una imagen que ha circulado por Instagram, las huellas de los hermanitos están plasmadas en distintos colores en la pared con la fecha 14 de marzo. Lo más tierno es que los niños escribieron de puño y letra su nombre y edad, con George corrigiendo la G que había puesto al revés, pero escribiendo muy nítidamente, y Charlotte haciendo sus pininos en la escritura con letras de gran tamaño en un divertido morado. Y cómo no estar contentos si la tienda además vende dulces de todos sabores.

Según la publicación, los Cambridge volvieron a estar en el lugar este fin de semana y se les volvió a ver unos días antes, seguramente aprovechando las tardes de verano. Con Kate habiéndose graduado de Historia del Arte en la Universidad de St. Andrews, no es una sorpresa que los tres chicos haya heredado su amor por las manualidades. Hay que recordar que para celebrar su cumpleaños, el Príncipe Louis posó con las manitas pintadas después de haber hecho un arcoíris, que después acabaría plasmado sobre sus cachetes.

Príncipe LouisVER GALERÍA

A punto de cumplir 2 años, el Príncipe Louis posa para los más tiernos retratos

Cómo vivieron la cuarentena

Aunque durante el año se ve poco de los hermanitos Cambridge, es gracias a sus padres que se puede saber un poco más de ellos y la cuarentena no fue la diferencia. Mientras se pudo ver más de ellos en sus respectivos cumpleaños y cuando participaron en un par de aplausos solidarios para los trabajadores de primera línea en su país, fue a través de los testimonios de William y Kate que se supo más de los niños.

Coincidiendo con lo que vivieron muchas mamás, Kate confesó a la BBC: “Mis hijos son barriles sin fondo. ¡Me siento como una máquina de comida constantemente!”. Por su parte, William compartió que se dio cuenta de que tiene mucha menos paciencia de la que creía a la hora de las clases en línea y que era Kate quien tenía que llegar a salvarlo. Los Cambridge contaron que pasaron los días cocinando y trabajando en el jardín, pero que si alguien había tenido problemas en entender el distanciamiento social, ese había sido Louis, quien siempre quiere abrazar a los niños más chicos que él.

Kate Middleton y sus hijosVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.