Reina Isabel

Sin carruaje ni la tradicional capa, ¿por qué la Reina lució tan casual en esta apertura del Parlamento británico?

por Carolina Soto

Este jueves fue un día importante para la política británica con la apertura del Parlamento. Por segunda vez menos de dos meses, la Reina tuvo que realizar esta ceremonia que desde hace décadas se maneja con total protocolo y tradición. Sorprendentemente, esta vez la Reina lució mucho más casual de lo acostumbrado, justamente un día después de que se realizara su acostumbrado almuerzo de navidad con la familia. Esta vez, atrás quedó su vestido blanco de gala, cubierto con la larguísima capa protocolaria y ni hablar de la corona que se lleva en estas ocasiones pero que desde hace dos meses ha preferido no llevar. Esta vez, la Reina apareció en un vestido floral cubierto con un abrigo azul con un sombrero a juego, luciendo como lo hace en los compromisos habituales de su agenda.

Reina IsabelVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Dos meses de anticipación se necesitan para elegir el vestido de navidad de la Reina Isabel

El collar de esmeraldas de la Reina que ha dejado sorprendido a más de uno

¿Por qué se realizó de esta forma la apertura en esta ocasión? Previo a la elección del 12 de diciembre, Downing Street lanzó un comunicado explicando que si Boris Johnson permanecía con Primer Ministro, la apertura del Parlamento tendría lugar el jueves 19 de diciembre “con reducidos elementos ceremoniales, como sucedió después de la temprana elección general en 2017”.

Aunque en esta ocasión la Reina volvió a prescindir de la Imperial State Crown, esto no significa que la corona no haya estado presente durante la ceremonia. La histórica pieza llegó antes de Su Majestad al Palacio de Westminster y fue colocada un cojín justo junto a la monarca y el Príncipe Carlos, quien ha vuelto a acompañar a su madre. Aunque se sabía que no usaría una corona para una ceremonia con bajo perfil como ésta, la Reina tampoco lo hizo en octubre, cuando la procesión sí se llevó a cabo con todas las vestimentas correspondientes a la ocasión.  

Reina IsabelVER GALERÍA

¿La explicación que se ha dado a la nueva posición de la Imperial State Crown durante estos eventos? Pues aunque nada es oficial, todo parece ser bastante claro. Hay que recordar que la corona pesa más de 1 kg y está adornada por 2,901 piedras preciosas, incluyendo el famoso diamante Cullinan II, convirtiéndola en una pieza sumamente pesada. La misma Reina ha comentado durante el documental sobre estas piezas para la BBC que cuando la usa no puede bajar la cabeza, porque por su peso podría ‘romperle el cuello’, así que la forma más segura de usarla es siempre viendo hacia el frente.

Es así que a sabiendas de que se trataba de una ceremonia bastante más relajada, la Reina confió en uno de sus habituales looks de Angella Kelly con un sombrero a juego y la elegancia que siempre la caracteriza.

Imperial State CrownVER GALERÍA