Reina Isabel

El significativo broche que lució la Reina Isabel

por Carolina Soto

El joyero real de Inglaterra es uno extenso e histórico, pero la Reina Isabel constantemente hace un esfuerzo para que cada joya sea llevada por una razón especial en cada uno de sus compromisos y su aparición de esta mañana no fue la diferencia. La monarca visitó a el pueblo de Kent, conocido por las Royal British Legion Industries. Para esta visita, la Reina llevó un llamativo abrigo con vestido en un vibrante morado de Karl Ludwig, que iba a juego con un sombrero de su cercana vestuarista de cabecera, Angela Kelly. Pero si esto atraía las miradas, los reflectores se posaron sobre su broche, el Kent Amethyst Demi-Parure.

Reina IsabelVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

¿Cómo se conserva el brillo de las joyas de la Reina Isabel?

Por primera vez, la Reina Isabel da permiso a una de sus colaboradoras más cercanas para escribir un libro sobre su relación

Como se lee en su nombre, esta joya rinde tributo al condado que estaba visitando y tiene una enorme relevancia familiar. La pieza perteneció a la madre de la Reina Victoria, la Duquesa de Kent, convirtiendo el set al que pertenece en uno de los más antiguos que forman parte de la colección real hoy en día. Desde 1830, el juego hecho de amatistas se puede ver en algunos retratos de la Duquesa, que tras su muerte dejó las joyas a la Reina Victoria que hizo de las piezas parte de las joyas de la corona.  

En el registro de joyas de la corona de 1901, el juego de amatista estaba constituido de un collar, un par de peinetas, aretes y tres broches -considerado demi-parure porque no cuenta con una tiara-, aunque en los últimos años la Reina Isabel lleva solamente el broche con la amatista de mayor tamaño. De hecho, se especula que la Reina podría haber usado los otros dos broches para crecer el tamaño del collar que ha usado en un par de ocasiones a lo largo de su vida.

Reina Isabel joyasVER GALERÍA

El broche que se ha visto hoy puede llevarse con tres amatistas menores colgantes o sin ellos, pero más allá de ser una gran joya, tiene un significado muy conmovedor. Como dicta la tradición, la amatista es una piedra de consuelo durante el luto, por lo que la Reina lo ha llevado en ocasiones como la apertura del memorial a la Princesa Diana, o la celebración de su ascensión en 2011 -fecha que para ella es agridulce por el fallecimiento de su padre-.

Pero, ¿por qué llevarlo este día? Pues es que en vísperas del Remembrance Day (cuando se recuerda a los soldados que perdieron la vida en la Primera Guerra Mundial y a aquellos que han caído en servicio desde entonces), durante esta visita la monarca pudo reunirse con algunos veteranos de guerra. Eso sí, si sus joyas eran sobrias, la Reina mantuvo aquella discreta simpatía que la caracteriza. La monarca tuvo la oportunidad de conocer a John Riggs, el veterano de la Segunda Guerra Mundial tiene 99 años y es el hombre más viejo del pueblo. “Usted me va a mandar, Dios quiera, una tarjeta el primer de marzo del próximo año. ¡Cumpliré 100 (años)!”, le dijo el veterano ante la simpática respuesta de la Reina: “Eso es increíble, ¿no? ¡Me has ganado!”.

Reina IsabelVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.