Reina Isabel

¿Cómo se conserva el brillo de las joyas de la Reina Isabel?

por hola.com

Las joyas de la Familia Real británica son algunas de las más impresionantes e históricas del mundo. De generación a generación estas piezas han pasado como testimonio de lo que ha ido sucediendo a través de los años. De vez en vez, se puede ver a la Reina Isabel luciendo las más espectaculares piezas, que por supuesto, son cuidadas de forma exhaustiva para que mantengan su estado óptimo. Esto significa que se deben tener cuidados muy especiales y que seguramente ni te imaginas para que tengan ese brillo tan característico de las piedras preciosas, algo que se ha podido descubrir gracias a un permiso especial que ha dado a la encargada de su guardarropa.

Reina IsabelVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Por primera vez, la Reina Isabel da permiso a una de sus colaboradoras más cercanas para escribir un libro sobre su relación

La inocentada que hizo exclamar a la Reina Isabel II: '¡Estás despedida!'

Su limpieza es un proceso que seguramente te sorprenderá tanto como a nosotros. Ha sido Angela Kelly, la vestuarista de la Reina por los últimos 25 años, quien ha revelado este bien guardado secreto. En su libro The Other Side of the Coin: the Queen, the Dresser and the Wardrobe, Angela explica que antes de la apertura del Parlamento, saca la joyería de Su Majestad para darle una última limpiada y pulida con: “Un poco de gin y agua son muy útiles para dar a los diamantes extra brillo”. Esta receta secreta la usa para pulir tiaras, aretes, collares y brazaletes.

Ésta es una mezcla que Angela usa para pulir sus diamantes, pero de vez en cuando es necesaria una limpieza mucho más profunda. “Una gota de jabón líquido y agua puede quitar cualquier mancha de spray para cabello”, cuenta la vestuarista de la Reina, quien sabe muy bien de esto pues muchas de las tiaras de la Reina están expuestas al spray al momento de fijarle el peinado ya con la joya puesta. Los aretes y los collares también se ven expuestos a esto.

Angela KellyVER GALERÍA

Este año, en la apertura del Parlamento, la monarca de 93 años lució por primera vez la diadema de Estado de George IV a lo largo de toda la ceremonia, en vez de cambiarla por la Imperial State Crown como es costumbre. La icónica pieza pesa más de 1 kg y está adornada por 2,901 piedras preciosas, incluyendo el diamante Cullinan II, lo que la hace terriblemente pesada. Dado a esto y a la edad de la Reina, se decidió que la corona fuera puesta en un cojín junto a Su Majestad.

El baúl de la Reina no es uno fácil de cuidar, pues se calcula que en él existen 300 piezas solamente en su colección de joyería privada, la cual suele prestar constantemente a otras mujeres dentro de la Familia. A éstas se suman las joyas de la corona, lo que representa una colección nada despreciable.

Reina IsabelVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.