Meghan Markle

El vestido Valentino de Meghan para una boda a la romana

by si Carolina Soto

Si esta era una boda de ensueño, el look de Meghan Markle no podía decepcionar. Si de primer momento no se sabía cuál era el vestido de Meghan y se llegó a sospechar que era el Jason Wu Collection que se le vio hace unas semanas, una toma más abierta ha revelado el secreto de estilo de la Duquesa de Sussex. Meghan partió plaza a su llegada a la boda de la diseñadora Misha Nonoo y el heredero petrolero Michael Hess, en Villa Aurelia, un palacio del siglo 17 en donde la pareja se juró amor eterno en pleno atardecer romano.

Meghan MarkleVER GALERÍA

Si bien, la mayoría de las invitadas se inclinaron por tonos claros o coloridos, Meghan decidió ser más sobria y apostar por el negro. La Duquesa de Sussex llegó al enlace con un vestido Valentino de transparencias negras, holanes y mangas estilo obispo. Aunque el diseño original tiene cuello en V y llamativas transparencias, no se sabe si Meghan hizo alguna modificación para que el escote fuera menos prominente y se enseñara menos piel. El diseño tiene en los holanes aplicaciones en  glitter dando movimiento al vestido y una sensación de 3D.

El código de vestimenta para esta noche requería a los invitados algo ‘dazzling’  y Meghan no decepcionó, porque aunque el vestido es negro cuenta con los brillos suficientes para cumplir con la idea de los novios. La temática de la noche estaba inspirada en la Dolce Vita del cine italiano de la época de oro, lo que ha llevado a que las invitadas recurrieran a sus looks más sofisticados y elegantes en lo que ha sido un derroche de estilo.

ValentinoVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS SOBRE ESTA BODA

Ivanka, Katy, Eugenia, Beatriz, la imperdible cita en la boda de ensueño de Misha Nonoo

Harry y Meghan han llegado a la boda de Misha Nonoo en Roma

¿El precio elegido por Meghan? Alrededor de 8,900 libras esterlinas (alrededor de $235,000 pesos mexicanos). Eso sí, si te ha encantado el diseño te tenemos la mala noticia de que se encuentra totalmente agotado.

Con la melena completamente recogida en un moño bajo -su favorito- y un par de mechones al frente, se pudieron ver a la perfección los aretes estilo earcuff que Meghan eligió para esta noche. En forma de hojas y en oro con diamantes, fueron el toque extra de brillo que la noche ameritaba. Como complemento de este look, Meghan llevó un sencillo clutch en negro, al parecer uno de su colección. Los zapatos no se han podido descubrir en las contadas imágenes que se le tomaron a los Sussex a su llegada a la boda del año.

ValentinoVER GALERÍA