¡Adiós protocolo! Meghan y Harry se divierten como niños en Nueva Zelanda

Los Duques de Sussex se animaron a participar en un juego que consiste en lanzar una bota lo más lejos posible, ¿quién ganó?

by Tania Galván

¿Quién dijo que en las giras reales todo es solemnidad y protocolo? Mostrando un poco de la parte divertida de su visita a Nueva Zelanda, una vez más, Meghan y Harry dejaron ver su lado más desenfadado y, como niños, se sumaron al divertido juego conocido como welly wanging, que consiste en que los participantes lancen una bota Wellington, lo más lejos posible. Luego de familiarizarse con la dinámica de esta divertida competencia, los Duques de Sussex se animaron a participar e hicieron algunos lanzamientos que provocó la emoción, pero sobre todo las carcajadas de ambos.

meghan-harry-bota2VER GALERÍA

Primero fue el turno del Príncipe Harry, quien lanzó la bota marcando la pauta de la distancia que debía sobrepasar su esposa. Emocionada y dispuesta a vencerlo, vino el turno de Meghan quien lanzó una llamativa bota color rojo con lunares blancos con la que, aunque intentó superar la marca del príncipe, no lo consiguió.

Ante la mirada de los asistentes al evento -realizado en la localidad de Auckland, en la costa norte de Nueva Zelanda, donde los Duques de Sussex entregaron 20 hectáreas, a manera de donación, para que se planten arboles- , el Príncipe Harry venció a Meghan, pero como todo un caballero y dando lecciones de galanura, festejó más el lanzamiento de su esposa que su victoria.

meghan-harry-bota1VER GALERÍA

Al ver que su lanzamiento fue insuficiente, Meghan comentó con el Príncipe Harry su jugada,  momento que celebraron con risas. Además de este divertido juego, los Duques, cada uno por su lado, plantaron un árbol, ambos ayudados por los niños que participaron en esa dinámica, en la que la formalidad quedó de lado.

MÁS NOTAS RELACIONADAS

botaVER GALERÍA

Esta no esta primera ocasión, en esta gira real, que Meghan y Harry dejan el protocolo para después y se muestran con mucha simpatía y naturalidad. La semana pasada, algo similar ocurrió durante su visita a Bondi, donde ella y el Príncipe protagonizaron una fiesta en la playa de Sídney con un grupo de surfistas.

 

 

Más sobre: