Meghan Markle y el look, entre las olas, con el que disfrutó del sol australiano

Para su visita a la playa de Bondi, en Sídney, Meghan eligió un maxi vestido en tono verde olivo, con rayas blancas, del diseñador local Martin Grant, mismo que confeccionó la gabardina que usó ayer

by Tania Galván

Con una maleta llena de prendas para sus 76 eventos en Australia, la Duquesa de Sussex, Meghan Markle no ha decepcionado con ninguno de los looks que, hasta ahora, le hemos visto. Luego de que ayer la vimos elegantísima en un vestido azul marino de Dion Lee, durante la recepción que el Gobernador de Victoria, en Melbourne,  ofreció en su honor y en el de su esposo, el Príncipe Harry; hoy, la estrella de Suits volvió a acaparar todas las miradas durante su visita a la playa de Bondi, en Sídney.

PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA FOTOGALERÍA

meghan-playa3VER GALERÍA

Dejando claro que en su equipaje pensó en cada actividad que realizaría, para su reunión con un grupo de surfistas, utilizó nuevamente un diseño del australiano Martin Grant, mismo que confeccionó la gabardina que llevó ayer durante su llegada a Melbourne. Como todos los días, desde su arribo a dicho país, Meghan ha hecho un giño a la moda local y para cada ocasión elige alguna prenda de un diseñador australiano.

Para disfrutar, entre las olas, la Duquesa de Sussex eligió un maxi vestido verde olivo, con estampado de rayas blancas y naranjas con falda plisada, con el que disimuló sus nuevas curvas de 12 semanas de embarazo. Consciente  de que en la playa no hay necesidad de mucho, Markle volvió a confiar en su belleza natural y lució un maquillaje muy discreto. Para hacerle frente al sol y darle un toque de frescura a su look se ató el cabello en una coleta con la que lució muy cómoda. Por último, para caminar en estos terrenos arenosos, Meghan eligió unas alpargatas negras. Como era de esperarse, el diseño de Martin Grant -disponible en línea por 1,080 euros (poco más de 23 mil pesos)-, experimentó rápidamente el llamado “efecto Meghan” y se agotó en cuestión de minutos.

meghan-playa2VER GALERÍA

Con la misma simpatía que ha mostrado en cada evento, Meghan lució muy divertida y amable durante esta actividad en la playa, para la que se despojó de sus cuñas, con el objetivo de caminar mejor sobre la arena. De la mano del Príncipe Harry y, ambos luciendo collares de flores, muy al estilo hawaiano, conocieron a un grupo de surfistas conocido como OneWave con los que disfrutaron de una amena reunión.

MÁS NOTAS RELACIONADAS

meghan-playa4VER GALERÍA

Meghan también se sintió atraída por un grupo de personas que realizaban yoga, una actividad a la que ella le guarda mucho cariño, pues recordemos que su madre, Dorian Ragland, trabajó como instructora de esta disciplina en Estados Unidos, así que no ocultó su gusto por practicarla.

Más sobre: