‘¡Hola, soy la mamá de Meg!’, Doria Ragland acompaña a Meghan en su primer evento como anfitriona

by Carolina Soto

Nada como el cariño de mamá en los momentos importantes, algo que Meghan Markle tiene más que claro. En su primer evento como anfitriona, durante el lanzamiento del libro Together: Our Community Cookbook, en el que participó activamente, Meghan estuvo acompañada de las dos personas más importantes en su vida, su madre -Doria Ragland- y el Príncipe Harry. Tal como se había anunciado, Meghan ofreció una comida para las mujeres de la Hubb Community Kitchen en el Palacio de Kensington y sorprendió al aparecer muy bien escoltada por su mamá, quien viajó desde California para esta ocasión especial.

Meghan MarkleVER GALERÍA

Muy preparada para lo que sucedía, Doria se acercó a las mujeres que crearon esta organización después de sufrir el terrible incendio de Grenfell Tower. “Soy la mamá de Meg”, se presentó, contando que está “completamente” orgullosa de su hija. Al tratarse de una tarde de cocina, no podían faltar los deliciosos platillos títulos, como un enorme plato de arroz verde que llamó fuertemente la atención de la mamá de la Duquesa, “Oh, me encanta…fue lo primero por lo que pregunté”.

Sabiendo que era el momento de brillar de su esposa, el Príncipe Harry mantuvo un bajo perfil, dejándola llevar la batuta. De forma muy casual y sin ningún tipo de acordeón, Meghan dio un sentido y breve mensaje a las mujeres, en lo que es su primer discurso como anfitriona de un evento oficial. “Me acababa de mudar a Londres y me sentí inmediatamente cobijada por las mujeres de la cocina. Su calidez y amabilidad, el estar en esta ciudad y ver la multiculturalidad dentro de un pequeño cuarto…Lo sentí en un nivel muy personal, (estoy) tan orgullosa de vivir en una ciudad que puede tener tanta diversidad. El que haya 12 países representados en esta pequeña habitación es muy sobresaliente”.

Meghan MarkleVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

El emocionante reencuentro de Meghan Markle con su vestido de novia

Meghan como nunca la habíamos visto, en la cocina

Para esta ocasión, Meghan eligió un bodysuit modelo Rebel de 130 dólares (aproximadamente $2,600 pesos mexicanos) de Tuxe en negro, a juego con una falda modelo Saturday de 250 dólares (algo así como $5,000 pesos mexicanos) de la firma de Misha Nonoo –amiga cercana de los Duques de Sussex- y un elegante abrigo en azul rey de Smythe con un precio de 1,195 dólares (alrededor de $23,900 pesos mexicanos). A pesar de que se trataba de un evento en pasto, Meghan no dejó atrás sus tacones de gamuza negros. Al ser un evento muy cercano y casual, la Duquesa llevó la melena suelta y un maquillaje muy natural.

La visita de Doria no fue toda una sorpresa y es que hace algunos días se le vio en el aeropuerto de Los Ángeles, escoltada por el equipo de la aerolínea. Desde hace semanas corren rumores de la posibilidad de que se mude a Londres para estar más cerca de su hija, aunque nada de esto ha sido confirmado.

Meghan MarkleVER GALERÍA

Más sobre: