Lo bueno y lo malo de ser la firma favorita de joyas de Meghan

by Carolina Soto

Si hay algo que no puede faltar en las apariciones de Meghan Markle desde que se anunció su relación con el Príncipe Harry, son los accesorios. Al parecer, la estadounidense es amante de las joyas y su firma favorita es por mucho, la canadiense antes conocida como Maison Birks. Esto ha puesto a la marca de más de 131 años de existencia en la mira y se ha visto inundada con compradoras que quieren replicar el estilo de la nueva Duquesa de Sussex. Pero como en todo, esta afición por Birks ha traído a la compañía cosas buenas y ¿cosas malas?

Meghan MarkleVER GALERÍA

Con años residiendo en Toronto, Meghan se volvió toda una conocedora en las firmas canadienses por lo que a nadie sorprendió que en su primera aparición con Harry en los Invictus Games les hiciera homenaje. Por supuesto, las piezas de Birks formaron parte de su look, pero lo curioso fue que sin importar el paso de los meses, ésta ha sido la única firma que no ha quedado fuera para Meghan. En una de las contadas ocasiones en las que no llevó piezas de la marca fue en su boda y aún en ese momento, su madre Doria Ragland lució joyas de la firma que ni siquiera están a la venta todavía.

No ha sido una coincidencia que Meghan haya llegado hasta esta marca, su mejor amiga, Jessica Mulroney –quien también lució joyería de la firma en la boda real- fue seleccionada como ‘experta de estilo de joyería’ de la firma desde el 2011 y aunque no sigue colaborando de manera formal, sí sigue en contacto con ella.

Meghan MarkleVER GALERÍA

Aunque podría pensarse que sus ventas subieron inmediatamente desde los Invictus Games, la realidad según Eva Hartling, jefe de mercadotecnia y vicepresidente de Birks, el impacto de Meghan no se notó sino hasta que se anunció su boda. Según contó a Macleans, las ventas en el día del anuncio del compromiso subieron un 400%, coincidiendo con que un mes antes se puso a la venta la firma en Reino Unido.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Ésta es la realidad sobre el video en el que Harry no le toma la mano a Meghan

El look estilo Pretty Woman de Meghan que se ha agotado en cuestión de horas

A pesar de esto, el reporte que hace la publicación canadiense deja ver que en los últimos seis meses no se ha podido reflejar el Efecto Meghan en sus ventas. “Por una parte, la exposición es un caso clásico de cómo deben ser las relaciones públicas orgánicas, un consumidor que se enamora de la firma se convierte en la persona más conocida del planeta”, explica Hartling sobre el lado positivo de ser la firma de cabecera de Meghan. “Pero toda la información concerniente con Birks ahora tiene que ver con la Duquesa usando nuestras piezas. Estamos lanzando colecciones nuevas en otoño pero a nadie le importa a menos que la Duquesa decida comprar una pieza y usarla”, explica la vicepresidente sobre el lado no tan bueno, aunque deja claro, “Obviamente, no nos estamos quejando”.

Meghan MarkleVER GALERÍA

Más sobre: