Rania de Jordania sobre ser reina: ‘Es un trabajo como cualquier otro, no tiene nada que ver con coronas y castillos’

Por Carolina Soto

A lo largo de los años Rania de Jordania se ha dedicado a volcarse en las causas que le parecen más importantes. El acceso a la educación, el papel de las mujeres, la crisis de los refugiados y la defensa de la infancia, son solo algunas de ellas. Como Reina de Jordania, Rania ha usado su posición para dar a conocer problemáticas que le preocupan y ha involucrado al Rey Hussein en cada una de ellas. Es por eso que al ser cuestionada sobre su papel en la realeza, ha querido deslindarse de los cuentos de hadas y dar una visión más realista de su posición.

VER GALERÍA

“Ser reina es un trabajo como cualquier otro. No tiene nada que ver con coronas, carruajes o castillos. Hice un compromiso con la gente de Jordania para servirles lo mejor que pueda y trato de vivir a la altura de ese compromiso cada día”, ha dicho con mucha convicción la hermosa Reina a la publicación australiana, Stellar.

Además ha confesado que no todo ha sido fácil, sobre todo al tomar su posición siendo todavía muy joven con solo 28 años. “Definitivamente fue un momento desafiante en mi vida”, explica Rania, “No estaba esperando eso a los 28 años. De ser responsable de mis propios hijos en ese momento (¡y vaya que son un grupo!), me encontré compartiendo también la responsabilidad por los niños de mi país. Estaba sorprendida, asustada, honrada y esperanzada. Lo único de lo que estaba segura es que mi vida no volvería a ser la misma. No hay precisamente un manual que te diga cómo ser reina”.

VER GALERÍA

Aunque parece que la realidad dista de lo que se lee en los cuentos de hadas, el inicio de su relación con el Rey Abdalá, parece sacado de un libro de fantasía. “Nos conocimos en una cena de amigos en común, a inicios de 1993. Tenía una gran sonrisa y una energía contagiosa, nos llevamos muy bien. Y lo demás, ¡es historia!”, cuenta Rania de su matrimonio.

¡Radiante! Rania de Jordania celebra sus 46 años más guapa que nunca
La Princesa Iman, digna heredera del carisma de Rania de Jordania

Rania y el entonces Príncipe Heredero se conocieron cuando la joven tenía solo 23 años. La ahora Reina acompañó a un amigo del trabajo a una cena organizada por la hermana del Príncipe. Tal como sucede en las películas, en este primer encuentro surgieron chispas y solo dos meses después la pareja estaba comprometida. En junio de 1993, menos de seis meses después del primer encuentro Rania y el Rey Abdalá se casaban en lo que sería una romantiquísima unión.

VER GALERÍA