La boda de María con un vestido desmontable en Madrid

La historia de María, la novia del vestido desmontable que cambió Murcia por Madrid

Las circunstancias obligaron a los novios a pasar al plan B y luego resultó ser el mejor de todos sus planes

por Estrella Albendea

Al hacer un repaso por las novias más virales de 2021 es fácil encontrar tres conceptos que se repiten, un patrón que parece la llave del éxito en lo que a vestido nupcial se refiere: sencillo, desmontable y con capa. Esta fue la elección de Claudia y su diseño de From lista with love, también la de Inma y su capa de ganchillo, obra de Luis Miranda y la de Naia, con una creación de tweed de Javier Barroeta. La última en sumarse a la tendencia ha sido María, una novia que ha causado sensación en las redes sociales con un look sin artificios, natural, ideado por la diseñadora María Baraza. “Tenía claras dos cosas, incluso desde antes de estar prometida: mi diseño tenía que llevar una capa y tenía que ser sencillo pero elegante. Soy una apasionada de las capas y eso al final eso definió el vestido”, nos explica.

Un vestido de novia desmontable con capa para MaríaVER GALERÍA

- Encuentra tu vestido de novia de otoño en nuestra guía

Un vestido de novia atemporal

Nuestra protagonista celebró su enlace el pasado 22 de mayo en uno de los espacios más solicitados del momento. “Inicialmente nos casábamos en Murcia, ya que yo soy de ahí, en esa misma fecha, pero el estado de alarma y las restricciones allí hicieron que tuviéramos que buscar un plan B, que al final se convirtió en el plan A”, cuenta. Se pusieron manos a la obra para encontrar una alternativa en Madrid que permitiera celebrar su enlace ese mismo día: “A tres meses de la fecha, encontramos el Palacio del Negralejo, que justo tuvo una cancelación el 22 de Mayo, y nos enamoramos tanto de la finca, que el plan B se convirtió en el plan A”. Tanto les convenció este enclave que cerraron el acuerdo el mismo día que lo vieron.

Para la ocasión fue fiel a su instinto y a la experiencia de la diseñadora para dar con una solución a sus circunstancias: un estilismo convertible. Y, con las divertidas pruebas, afirma, iban dando forma a su look final. “Tenia tan claro el concepto que quería, que hubiera acabado igual, aunque nevara. Lo que mas nos costó fue el tema mangas, porque al ser en Murcia sabía que no hacia falta llevar, pero cuando lo cambiamos a Madrid podía tener cualquier tiempo. Maria Baraza tuvo la solución, con las mangas desmontables”, reconoce.

Vestido de novia con capaVER GALERÍA

- La boda en Sigüenza de Marina, la novia del vestido inspirado en Balenciaga

Antes de acudir a su atelier, María ya tenía en cuenta que una de las grandes tareas de las novias es probarse prendas para descubrir aquello que más puede favorecer a su silueta. “A la hora de elegir un vestido de novia, en mi caso ha habido dos cosas cruciales: la diseñadora y probar varios estilos antes de empezar. Creo que es súper importante verte de muchas formas, tanto con escotes como con faldas, para saber lo que más te favorece, ya que pintado y puesto no tienen nada que ver”, apunta. Y añade que su buena relación con María Baraza hizo que todo fuera rodado. 

Ramos de novia silvestresVER GALERÍA

- Acompaña tu look de novia con los ramos más buscados de otoño e invierno

Efecto silvestre

El elegante look de María contaba con otros ‘ingredientes’ que le daban más luz sí cabe a su rostro. Por un lado, unos maravillosos pendientes eran los protagonistas; por otro, unas sandalias rojas con plataforma se encargaban de fusionar comodidad y tendencia en sus pies. Por último, un fabuloso ramo de flores silvestres ponía la nota más romántica: “Lo hizo Jimena, de Marengo Flores. La protea es una de mis flores favoritas y fue lo único que decidimos juntas, el resto lo dejé en sus manos. Quedó precioso".

Peinados de noviaVER GALERÍA

- Claudia Osborne se casa con un vestido de raíces andaluzas y gargantilla de diamantes

El peinado favorito de 2021

María dio con la clave, además, del peinado más buscado de 2021, una coleta especial y sofisticada con la que estaba muy favorecida. Necesitó hasta seis intentos para decidirse por un recogido y finalmente en la prueba dijo sí a uno: “conseguí encontrar el peinado perfecto y con lo que me encontré muy yo. De hecho, era desmontable, para luego llevarlo suelto e iba tan cómoda que hasta se me olvidó soltarlo”. “Tanto el maquillaje como el peinado lo contraté con Urvan, y qué gran acierto en todos los sentidos. Me lo pusieron todo facilísimo, hicieron el cambio de Murcia a Madrid, y todo el trato fue impecable”, comparte. Tenía muy claro el maquillaje con el que daría el ‘sí, quiero’: “No me suelo maquillar y no quería verme disfrazada, por lo que apostamos por sombra en tono dorado y maquillaje muy natural, ni si quiera llevaba pintalabios”.

Vestido de novia sencilloVER GALERÍA

- Vestidos de novia sencillos: todas las tendencias que llegan para quedarse

Buena sintonía

Más allá de la buena sintonía con su equipo de maquillaje y peluquería, la pareja puede presumir de mantener una relación excelente con sus proveedores de boda. Nuestra protagonista confió en el equipo de wedding planners del Palacio de Negralejo. “Sin duda, fueron cruciales para organizar una boda a dos meses vista en tiempos de Covid. Fue todo rodado, nos entendimos desde el primer momento y nos pusieron todo muy fácil”, relata. 

Entre todos decidieron que al espacio no le hacían falta demasiados detalles añadidos: “El sitio es tan bonito que no queríamos cargarlo. El único toque más especial, haciendo honor a Murcia, fue poner limones en los centros de las mesas. Y por último, una de mis mejores amigas que pinta de muerte, nos hizo unos meseros pintados a mano con los sitios más significativos de cada grupo de invitados, quedaron preciosos”.

Baile nupcialVER GALERÍA

- Una charla con Sole Alonso: la diseñadora de las novias del momento nos desvela sus secretos

Fueron precisamente los invitados más importantes los que protagonizaron las anécdotas que permanecen en la memoria de nuestra protagonista. “Todo fue demasiado especial y emocionante, pero si me tengo que quedar con algo, ver a mi marido en el altar esperando, me pareció increíble”. Fue durante esos momentos en la iglesia cuando se produjo una de las escenas más divertidas, cuenta ella: “En la ceremonia no había manera de que a mi marido le entrara la alianza… ¡Cosas del directo!”. Este y otros muchos momentos sirven de impulso a María para enviar ánimo y un sólido consejo a las parejas que se casan próximamente: “Que disfruten de toda la organización, que luego el día se pasa volando y, por supuesto, que se centren en lo importante, y todo saldrá perfecto”. Una recomendación de recién casada a prometida que no conviene olvidar.

Vestido de novia con capa desmontableVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie