alianzas boda

¿Cambiar la fecha de las alianzas si se aplaza la boda? Las novias responden

Varias chicas que han pasado por esta situación nos explican cómo y por qué tomaron su decisión

by Regina Navarro

Que las bodas han cambiado parece un hecho innegable. En los últimos meses varios miles de parejas han aplazado la fecha de su enlace y, buena parte de los que lo han celebrado, lo han hecho bajo las medidas que rigen en cada Comunidad Autónoma. Los besos y abrazos se reservan, las mesas se distancian y en ellas solo se sienta a un máximo de 10 invitados. El baile sufre modificaciones, y la pista se llena de mesas y rincones chill out para facilitar el cumplimiento de todos los requisitos. Incluso son muchas las novias que guardan su vestido original para una fiesta que celebrarán más adelante y prefieren un diseño más sencillo –incluso un traje de chaqueta– para el gran día. ¿Pero qué sucede con otros detalles como las alianzas, que en muchos casos estaban grabadas con la fecha original? ¿Es mejor buscar unas nuevas? ¿Hay que cambiar el grabado? Y si todavía no tienen la fecha, ¿cuándo decidirse a grabarlas?

VER: Un 'sí, quiero' diferente, pero tan bonito y especial como antes

Algunas de las seguidoras de ¡HOLA! Novias en redes sociales nos planteaban, hace unas semanas, estas mismas dudas. Las fechas de sus boda se acercaban, pero no sabían si finalmente la iban a poder celebrar ese día –las medidas cambiantes hacen que todavía haya muchos novios que duden–. Por eso decirles que esperaran parecía lo más lógico. Pero, ¿hasta cuándo? Lo curioso fue que, al trasladarle esta respuesta, muchas chicas respondieron explicando que tener la fecha original grabada en la alianza podía ser mucho más romántico. Y razón no les falta.

Una fecha para el recuerdo

Teresa, por ejemplo, no ha dudado en compartir su historia con nosotras, para inspirar y ayudar a otras parejas. Nos explica que tenían previsto celebrar su enlace el pasado 28 de marzo, pero la pandemia hizo que todo sus planes cambiaran. "A tan solo dos semanas de la boda tuvimos que decir a todos nuestros invitados que la boda se posponía, sin saber nueva fecha, por las circunstancias del momento. Finalmente nos casamos el 24 de julio, en una ceremonia en la que contamos únicamente con nuestras familias y testigos. Nada que ver con lo que teníamos previsto para el 28 de marzo. Pero eso no quita que haya sido muy especial. Siempre he sido de la teoría que todo pasa por algo, y quizás haber tenido que posponer la boda, y hacerla más pequeña ha pasado por algo: para centrarnos en lo que realmente es importante, casarnos, y no la celebración y el número de personas a las que invitas".

VER: ¿Organizar una boda durante la 'nueva normalidad'? Las 'wedding planner' responden

Asegura que en sus alianzas figura su fecha original y que nunca se han planteado modificarla. ¿El motivo? "Creemos que es un recuerdo de todo lo que ha pasado: lo que habíamos planificado para ese día, los cambios y lo que hemos vivimos durante los meses de confinamiento, que nos hemos casado en medio de una pandemia (algo único), que ha sido diferente pero muy especial, y que hemos conseguido lo que queríamos, casarnos para empezar una familia juntos".

Aunque finalmente no tuvieron que cambiar la fecha, Sofía nos explica que en junio –se casaban a mediados de agosto– tuvieron que decidir qué grabar en sus alianzas. "Nosotros nos casamos el 15 de agosto. Nos cambiaron la normativa varias veces, la última a tres días de nuestra boda. Tuvimos que cambiar hasta la ubicación, pero mereció la pena. Allá, por junio, nos escribieron de las alianzas preguntándonos qué debían grabar, que si queríamos poner solo nuestros nombres por si cambiábamos la fecha. Creo que los dos tuvimos claro que queríamos que en nuestras alianzas estuviera grabado el 15 de agosto de 2020, aunque hubiésemos  tenido que cambiar la fecha –que gracias a Dios no fue así–, esa sería siempre la nuestra", apunta.

VER: Laura y Víctor, una de las primeras parejas en celebrar su boda durante la 'nueva normalidad'

No son pocas las parejas que, a lo largo de estos meses, han explicado a HOLA.com cómo se han sentido y qué ha supuesto para ellos aplazar su boda o modificarla. También son muchos los que han querido compartir su testimonio para ayudar a otros que atraviesan una situación parecida, tienen dudas y no saben qué hacer. Lo curioso es que la mayoría de los que han decidido seguir adelante con su enlace coinciden en que esta situación los ha unido más cómo pareja, les ha hecho valorar más al otro y comprender que para ellos lo más importante era, en realidad, celebrar el amor. Tal vez por eso, porque de haber podido se hubieran casado dos, tres o cuatro meses o incluso un año antes, prefieren que esa fecha sea la que recuerden para siempre. La que nunca se olvida.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.