Imagen 1/1
Subastan la toalla que usó Kobe Bryant el día que se retiró de las canchas

Subastan la toalla que usó Kobe Bryant el día que se retiró de las canchas

Tras poco más de dos meses del fallecimiento de Kobe Bryant, su hija Gigi y otras siete personas en un trágico accidente, la herida aún está lejos de sanar y no sólo para sus seres más cercanos. Los fanáticos de los Lakers siguen honrando al ídolo del basquetbol, por lo que inevitablemente ha aumentado la demanda de algunos productos relacionados con él y han aumentado los precios también. La toalla que usó Kobe el último día que pisó las canchas de manera profesional fue subastada en línea por Iconic Auctions y vendida junto con un par boletos de ese día en poco más de 33 mil dólares (más o menos 786 mil pesos mexicanos). De acuerdo a la cadena CNN, Bryant usó dicha prenda luego de su partido contra los Utah Jazz en abril de 2016 y a la hora de pronunciar el breve discurso con el que oficializó su retiro, la colocó sobre sus hombros y fue a la salida de la cancha que un aficionado angelino tomó la toalla antes de que Kobe entrara a los vestidores. De acuerdo a dicho medio, el fanático angelino decidió venderla ese mismo año, y obtuvo una suma cercana a los 9 mil dólares. En la subasta también se vendieron otros objetos relacionados con Kobe, entre ellos algunas tarjetas, un balón autografiado, una acreditación de prensa firmada por el jugador y un póster con las fotos también de Magic Johnson y Shaquille O'Neal. En total, se obtuvo más de 69 mil dólares por recuerdos del basquetbolista (más de un millón y medio de pesos mexicanos). Kobe, de 44 años, y su hija Gianna de 13, viajaban en un helicóptero junto a otras siete personas cuando la aeronave se estrelló en una ladera en Calabasas, el pasado 26 de enero. Las investigaciones arrojaron que no hubo fallas en el motor del vehículo, por lo que el accidente al parecer se debió a condiciones climáticas que obstaculizaron las maniobras del piloto.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.