Imagen 1/1
Las hijas menores de Nicole Kidman debutan en el cine

Las hijas menores de Nicole Kidman debutan en el cine

Además de ser uno de los rostros más famosos de Hollywood, Nicole Kidman es madre de dos niñas pequeñas, Sunday Rose y Faith Margaret, fruto de su matrimonio con el músico Keith Urban. La actriz ha preferido ser cuidadosa respecto a la privacidad de su familia, tanto que en sus publicaciones en redes sociales no suele mostrar los rostros de sus niñas, quienes apenas tiene 8 y 11 años de edad. Es por ello que ahora ha llamado la atención la noticia sobre el debut de estas pequeñas en el cine. Pero no es que la celeb haya accedido a que el público conozca a sus hijas en pantalla, pues se trata de una película animada: Angry Birds 2. Las dos hermanas prestaron su voz a dos polluelas llamadas Beatrice y Lily, quienes aparecen en el tráiler promocional de la cinta, misma que se estrenará el próximo mes. El adelanto de este filme muestra a los simpáticos personajes -de color amarillo y morado respectivamente- siendo atacados por los villanos de la historia: los cerdos verdes. Si bien este es el debut de las niñas en el mundo del cine, antes ya han incursionado en la pantalla. Fue la misma Nicole quien reveló hace poco que Faith y Sunday tuvieron una aparecieron como extras en un capítulo de la serie Big Little Lies, en la que ella es protagonista. A muchos les extrañó que la actriz permitiera que sus hijas participaran, pero la intérprete explicó la razón de su decisión. "No son mimadas en el set y eso es bueno para ellas. Les ha dado una mejor comprensión de lo que hago y eso es bueno para todos", señaló Nicole a la revista You, aclarando que de esta forma sus niñas son tratadas como dos elementos más en la producción y no como las hijas de la estrella. Tal parece que la actriz tiene claro cómo quiere formar a sus hijas, pues antes ya ha dejado ver que es un poco estricta con ellas.  "No tienen teléfono y yo no les permito tener cuenta de Instagram. Intento mantener algún tipo de límites”, reveló a Vanity Fair.